Diez hechos que contradicen la teoría de la pirámide-tumba

Ares3_024

Desde hace décadas, muchos autores del ámbito de la arqueología alternativa han criticado duramente la versión oficial de la Egiptología sobre la función funeraria de las pirámides, basándose principalmente en la casi total ausencia de momias reales en las supuestas tumbas. Además, no suelen dejar de mencionar algunos episodios paradójicos como el hallazgo en la pirámide de Sejemjet de una cámara aparentemente funeraria con un sarcófago intacto cubierto de guirnaldas que luego resultó estar completamente vacío.

El investigador independiente británico Scott Creighton ha aportado su particular versión a esta polémica, dejando conscientemente aparte el tema de la falta de momias y centrándose más bien en otras características de las pirámides, las cuales le inclinan a pensar que al menos las más antiguas nunca fueron diseñadas para albergar los restos mortales del faraón.

Así pues, adjunto para descarga su extenso artículo traducido (aparecido en la revista Dogmacero n.º 1) en el cual se presentan hasta diez hechos que podrían poner en entredicho la teoría de la pirámide como tumba. Creighton, si bien no niega categóricamente que las pirámides pudieran haber sido construidas  en función funeraria, considera que —a la vista de los argumentos expuestos— la interpretación bien establecida de la egiptología está más próxima a la pura especulación que a los hechos demostrados.

(c) Xavier Bartlett 2014

Diez hechos que contradicen la teoría de la pirámide-tumba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s