Dogmacero digital: hasta aquí hemos llegado

portadaDC3
Dogmacero n.º 3

Nunca es agradable transmitir malas noticias y más cuando estas noticias te tocan muy de cerca. En este sentido, lamento confirmar que la revista digital DogmaCero, de la cual he sido editor adjunto desde sus inicios, ha cesado en su aparición regular y muy posiblemente ya no tendrá más continuidad, más allá de uno o dos números que el editor, David Álvarez-Planas, tenga a bien completar durante este 2015. Ahora mismo, tras haber aparecido el pasado verano el número 8, la situación es que el número 9 –que ya estaba bastante avanzado en su producción– está parado desde hace muchas semanas y no hay fecha establecida para su posible publicación.

El hecho de renunciar al proyecto se ha debido a varios factores entre los cuales ha pesado mucho la gran dificultad de sacar adelante la producción y distribución de cada número con nuestros escasos medios y sin tener ningún tipo de apoyo o patrocinio económico. En esta tesitura, los editores hemos considerado conveniente abandonar la edición de la revista digital, en el bien entendido que el resto de contenidos y canales de DogmaCero, a cargo de David Álvarez, seguirá en pleno funcionamiento con sus habituales noticias, artículos, vídeos u otros documentos.

Volviendo la vista atrás, puedo rememorar los inicios de la revista cuando a finales del verano de 2012 David Álvarez se propuso crear –a partir de su web ya existente– una revista digital en formato PDF sin ánimo de lucro que pudiera ser un referente en temas diversos del ámbito alternativo. Así, dado el alcance y ambición del proyecto, David pensó en aunar fuerzas para poder sacar adelante la revista con suficientes garantías y así fue como me incorporé al proyecto junto con otras dos personas, Artur Sala y Eduard Pi.

En nuestro ánimo estaba diseñar una revista de calidad on-line que tocara ciertos temas científicos y sociales sin ningún complejo ni prejuicio. De hecho, el objetivo último de la revista era cubrir un nicho editorial e intelectual en el mundo hispanoparlante centrado en la difusión de las visiones alternativas desde una perspectiva audaz y a la vez rigurosa, mostrando que existen otros enfoques del conocimiento que normalmente no llegan al gran público porque son ignorados o rechazados por los estamentos oficiales. Así pues, nuestro lema precisamente fue éste: “DogmaCero quiere ofrecer una visión alternativa de la ciencia, la historia y la sociedad, en una vía no coincidente con el paradigma imperante pero siempre desde un enfoque crítico y riguroso, huyendo de tratamientos superficiales o sensacionalistas.” En este propósito, DogmaCero nunca pretendió convencer con verdades absolutas, sino aportar elementos para la reflexión.

Así fue como empezamos a trabajar en el concepto de la revista y en la selección de contenidos, así como en el diseño gráfico. Desde el primer momento nos propusimos redactar material propio, pero también creímos imprescindible acudir a diversos autores en lengua española de prestigio (como el profesor Máximo Sandín) así como a investigadores internacionales de primera fila. También nos planteamos entonces realizar una presentación pública “oficial”, convocando a medios, etc. pero luego consideramos más productivo centrarnos en la producción de la revista y dejar que ella misma se abriera paso entre el público sin más carta de presentación que su propio contenido.

portadaDC1
Dogmacero n.º 1

Lo cierto es que no llegamos a tiempo para sacar un número en 2012, pero sí nos marcamos como meta aparecer lo antes posible en 2013, con una periodicidad bimensual que nos permitiera elaborar los temas con la suficiente profundidad y calidad de presentación. Así fue como en febrero de 2013 salió el número 1 con la portada ilustrada con una fotografía de Eduard de la pirámide de Kefrén y el artículo principal de Scott Creighton sobre “Diez hechos que contradicen la teoría de la pirámide-tumba”. En este primer número ya esbozamos nuestras líneas principales: un enfoque multidisciplinar, con artículos sobre arqueología, física, ufología o mitología, entre otros temas. Asimismo, incorporamos una entrevista (en esta primera ocasión sobre unos aventureros que habían explorado la cueva de los Tayos), hecho que instauramos como costumbre en cada número.

Así se fueron sucediendo los números 2, 3, 4, 5 y 6 durante 2013 en los cuales planteamos temas críticos y polémicos como por ejemplo el SIDA, el cáncer, el calentamiento global, las incógnitas sobre seres de otros mundos, el origen del hombre y de la civilización, la energía libre, la silenciada contaminación electromagnética, la realidad de las conspiraciones, etc.

En este esfuerzo, dedicamos muchas horas de trabajo a preparar nuestros propios documentos pero también a seleccionar, traducir y editar materiales escritos en inglés de algunos autores internacionales de primer orden: Graham Hancock, Robert Bauval, Rupert Sheldrake, Robert Temple o Andrew Collins. También cabría citar aquí a otros autores quizá no tan mediáticos pero que han realizado un trabajo meritorio en un área específica, como Henry Bauer, David Pratt, Joel Kauffman, Laird Scranton, Scott Creighton, Jan P. De Jong, etc. A todos ellos sólo cabe agradecer sinceramente su implicación desinteresada y su atención hacia nuestra revista durante este tiempo.

portadaDC7
Dogmacero n.º 7

Finalmente, al iniciarse 2014, pensamos que era más adecuado cambiar la periodicidad de la revista a trimestral, pero este ajuste no fue suficiente. En la práctica sólo publicamos dos números, el 7 y el 8, siendo este último muy apreciable por el dossier dedicado a la figura de Andreas Faber-Kaiser, que incluía una entrevista absolutamente inédita realizada dos años antes de su fallecimiento, y en exclusiva mundial para DogmaCero, por cortesía de la periodista Concha Palacios. Precisamente, la idea de nuestro editor era rescatar de algún modo el espíritu y la línea de la mítica revista de Andreas Faber-Kaiser “Mundo Desconocido”, y tratar de continuar sus esfuerzos y logros. En fin, creo sincera y honradamente (y sin modestias innecesarias), que en algunos aspectos la superamos con creces.

Asimismo, en ese último número publicamos por primera vez un artículo del polémico autor norteamericano Michael Cremo sobre el tema de la evolución y entrevistamos a todo un personaje histórico en el mundo de la ufología, el ex jesuita Salvador Freixedo, todo ello sin desmerecer el magnífico artículo sobre universos paralelos a cargo de la física española Beatriz Gato-Ribera. Y ahí acabó la historia.

Personalmente, me es muy difícil juzgar toda esta labor y hacer una lista tipo “lo mejor de…” pero por un lado cabría destacar sin duda los completos y rigurosos dossieres que escribió David sobre temas ufológicos, así como el exhaustivo repaso que hizo Artur Sala de la obra de Wilhem Reich o las entrevistas y aportaciones fotográficas de Eduard en los primeros números. También es muy reseñable, como ejercicio periodístico, el extenso informe elaborado por David sobre el “Síndrome Tóxico” en el n.º 6 junto con la incisiva entrevista a la periodista alemana Güdrun Greunke. A título personal, quizá me quedaría con la entrevista realizada a Lluís Botinas sobre el montaje del SIDA y con el artículo dedicado al tema de los gigantes, entre el mito y la realidad.

Por otro lado, nuestras entrevistas también fueron uno de nuestros pilares editoriales pues quisimos dar voz en primera persona a esas opiniones discordantes de cierto peso que tenían muchas cosas que decir. Así, pudimos entrevistar extensamente a Robert Bauval, Graham Hancock, Chris Dunn, Lluís Botinas, Benito Muros, Güdrun Greunke, Salvador Freixedo o Robert Temple (esta última ha quedado inédita). Estos fueron algunos de los titulares más destacados: “Existió en Egipto una primitiva civilización varios miles de años antes de la era faraónica”, “Las civilizaciones antiguas utilizaron herramientas que hoy desconocemos”, “El SIDA fue el primer dogma mundial de terror”, “En Alemania se dice que las grandes farmacéuticas hacen y deshacen gobiernos”, “Somos una víctima de alguien, y quiero saber por qué y de quién somos víctimas.”

En fin, dicho todo esto, sólo me resta agradecer el fiel seguimiento por parte de los 2.000 suscriptores de la revista, más los varios miles de lectores ocasionales, en España y en muchos países de América Latina. Para concluir, quisiera creer que –a pesar de nuestros errores y carencias– pudimos poner nuestro pequeño grano de arena en la construcción de un nuevo paradigma.

© Xavier Bartlett 2015

Anuncios

One thought on “Dogmacero digital: hasta aquí hemos llegado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s