David Icke o el paradigma de la conspiración

“Contemplémonos. Todo está del revés, todo está revuelto. Los médicos destruyen la salud, los abogados destruyen la justicia, las universidades destruyen el conocimiento, los gobiernos destruyen la libertad, los grandes medios destruyen la información y las religiones destruyen la espiritualidad.”

 Michael Ellner, escritor

Introducción

icke
David Icke

La casi totalidad de la población mundial sabe –o cree saber– quién es Barack Obama, pero no sabe quién es un tal David Icke, dado que ni por asomo aparece en los grandes medios de comunicación públicos o privados. Hace unos pocos años yo tampoco sabía quién era este personaje e incluso cuando llegué a él –accediendo a su página web– no me quedó muy claro cuál era su perfil o su enfoque. Simplemente me llevé una primera impresión de “autor alternativo” inglés que toca diversas cuestiones políticas, históricas, económicas, etc. más o menos comprometidas o polémicas. Lógicamente, por aquel entonces yo no tenía idea de que existía todo un género de la conspiración, del cual Icke era uno de sus estandartes principales.

Con el paso del tiempo, estudié más detenidamente su web, vi entrevistas suyas en Internet y finalmente leí varios de sus exhaustivos y bien documentados libros, que suelen contener cientos de páginas. Hoy en día puedo decir que me he hecho un retrato bastante fiel e imparcial de este personaje y estoy convencido de que por lo menos es un hombre que merece ser escuchado, aun cuando nuestros prejuicios y esquemas mentales rechacen algunas de sus propuestas más atrevidas. Así pues, me propongo presentar su trabajo de la forma más sintética y objetiva posible, cosa nada fácil por cierto.

¿Quién es David Icke?

David Icke nació en Leicester (Gran Bretaña) en 1952 y de joven fue futbolista profesional, actividad que tuvo que abandonar a causa de su persistente artritis reumatoide. Más adelante, se hizo presentador de deportes en la BBC, y luego –cuando todavía trabajaba en televisión– se metió en política y llegó a ser portavoz del Partido Verde en los años 90. Hasta aquí podríamos decir que tuvo una existencia “normal”, pero algo decisivo le ocurrió en 1990, algo que iba a cambiar su vida radicalmente. Fue entonces cuando empezó a tener la sensación de que había una presencia no física junto a él. Esta presencia o entidad le impulsó a comprar un libro que hablaba sobre la mente. Icke leyó el libro en un día y se puso en contacto con su autora, Betty Shine, una mujer con poderes psíquicos y de sanación. Esta mujer le ayudó en unas sesiones de curación de su artritis, y en una de ellas percibió una especie de telaraña sobre su rostro, que él interpretó posteriormente como un tipo de energía electromagnética.

lion_sleeps_no_more
Uno de los últimos libros de D. Icke

Después de esta experiencia, quedó convencido de había algo mucho más allá de nuestro mundo físico –captado por los sentidos– y escribió su primer libro, Vibraciones de la verdad. Más tarde, sintió la necesidad irracional de viajar a Perú. Allí, dejándose llevar por la intuición, fue a parar a un antiguo lugar sagrado inca, donde recibió una especie de “descarga energético-espiritual”. A partir de este punto, Icke dejó sus ocupaciones anteriores y se lanzó a una fatigosa carrera de investigación sobre el mundo oculto que nos rodea, llegando a escribir gran cantidad de libros sobre este tema que se han traducido a varios idiomas. Entre ellos podemos destacar El mayor secreto, Y la verdad os hará libres, Hijos de Matrix, El amor infinito es la única verdad, Soy yo, soy libre y El despertar del león. Además, Icke no ha dudado en pregonar de viva voz su mensaje a muchos públicos de todos los rincones del planeta, hasta el punto de ser considerado “el orador más polémico de nuestro tiempo”. Hoy en día organiza actos masivos con miles de asistentes en grandes estadios, aunque él mismo admite no sentirse cómodo ante las masas.

No obstante, sus inicios como orador y escritor fueron muy duros. De hecho, dado lo iconoclasta y heterodoxo de su discurso, sus primeras charlas en público en Gran Bretaña eran para ínfimas minorías… de una docena de personas, para las cuales él mismo traía las sillas. En su país se mofaban de él y pensaban que había perdido el juicio o que estaba intentando tomar el pelo a la gente. Es muy conocido el bochorno televisivo que protagonizó en 1991 en el popular show de Terry Wogan (de la BBC), en que el presentador le hizo ver que el público presente no se reía “con él”, sino que se reía “de él”. Sin embargo, con el tiempo, sus opositores dejaron de ridiculizarlo y pasaron a criticarlo o atacarlo ferozmente, y en este sentido ha sufrido algunas amenazas, injurias y acusaciones, sobre todo de ser un farsante que intenta embaucar al público para ganar un buen dinero a su costa.

Sea como fuere, Icke insiste repetidamente en el hecho de que él vive de sus libros, actos u otros medios de difusión, pero no se ha hecho millonario con ello. El dinero ganado le permite seguir viviendo, investigando y difundiendo información. Reside en la isla de Wight, en una modesta vivienda y trabaja durante muchas horas en su despacho estudiando nuevos temas. Así, pese a todo el rechazo y las burlas, ha seguido escribiendo y divulgando su mensaje, y con la llegada de Internet en los años 2000 su voz se ha expandido exponencialmente hasta captar la atención de millones de personas que han encontrado un sentido a sus palabras.

icke_speech
Icke durante una de sus conferencias

Todo este escenario podría darnos la imagen de un gurú, un mártir, un creador de sectas o un aprovechado que simplemente se enriquece a partir de la ingenuidad de las personas, según alegan sus detractores. A este respecto, es evidente que Icke puede ser percibido como un hombre imbuido de cierto protagonismo o mesianismo, fruto de haber adquirido cierta aura mediática “alternativa” con el paso de los años. Con todo, Icke no deja de ser una persona normal, con sus problemas cotidianos, y que trata de ser íntegro en sus investigaciones y en su actividad pública, o al menos eso es lo que he deducido de sus exposiciones. Desde luego, eso no le exime de errores y sesgos, pero él mismo dice que no trata de “vender verdades” ni de generar revoluciones (en las que no cree) sino de transmitir una información para que cada cual haga con ella lo que crea oportuno.

¿Pero qué hace que Icke sea un hombre tan polémico? Eso es lo que vamos a abordar a continuación.

El mensaje de Icke

Para los profanos en el tema, es preciso hacer una breve aclaración previa acerca del llamado género de la conspiración. Es obvio y fuera de discusión que han existido desde siempre conspiraciones (entendidas como “maquinaciones urdidas en secreto en perjuicio de un tercero”) en diversos ámbitos de la sociedad, la política, la economía, etc., incluso al más alto nivel. No obstante, algunos investigadores, especialmente desde el pasado siglo XX, han puesto de manifiesto que existe una GRAN CONSPIRACIÓN, una trama de grandes intereses políticos y económicos que dirige el mundo a su antojo, ya que controla enteramente a instituciones nacionales e internacionales, incluyendo estados, partidos políticos, empresas, medios de comunicación, etc. Se trataría de un pequeño grupo o élite muy selecta que está por encima de todos los poderes reconocidos y que actúa sólo para su propio beneficio, siendo la humanidad entera su servidora.

elite_global
Alegoría del poder global

David Icke reconoce que esto es así básicamente, y ha seguido la estela de otros autores mucho menos conocidos –sobre todo anglosajones– que han ido a coincidir en los mismos argumentos y conclusiones sobre esta élite que gobierna el mundo. Sin embargo, el mérito de Icke –o aquello que le diferencia de los demás– es que él ha querido profundizar en la naturaleza de esa minoría dominante y en su método para controlar el planeta, y ha acabado entrando en terrenos insospechados (e inquietantes) que le han hecho cuestionar nuestra noción de la realidad, de la conciencia e incluso del propio ser humano. Este es un camino que Icke emprendió a inicios de los años 90 y que ha ido ampliando con nuevas pruebas e investigaciones, y no sólo en el campo de lo estrictamente “conspirativo” sino también en otros ámbitos tan dispares como la ciencia, la espiritualidad o la historia, y todo ello sin renunciar a su habitual tono periodístico de denuncia con mayúsculas.

Así pues, donde los otros se han detenido –básicamente el campo del complot político y financiero– Icke ha querido ir mucho más allá y adentrarse en la madriguera del conejo (según la alegoría de Alicia en el País de las Maravillas, que él cita con frecuencia) para acabar descubriendo que la GRAN CONSPIRACIÓN es algo mucho más grande de lo que hubiera imaginado en principio. Tras años de estudio, ha llegado a la conclusión de que el género humano es doblemente prisionero: por un lado, de un sistema de poder que dirige las vidas de todas las personas en todos los países, pero, por otro lado, también de una especie de ilusión holográfica o “Matrix”[1] creada para esclavizarnos en un mundo físico irreal en el que somos depredados energéticamente.

Y lo más chocante viene ahora, pues Icke considera que, según las informaciones que ha recogido, los que han creado tal prisión para nuestras mentes no son humanos, sino unos humanoides absolutamente malvados y con aspecto de reptil, y de ahí el apelativo de “reptilianos”, que tanto ha dado que hablar en Internet. Estos seres habrían manipulado al ser humano original, que era multidimensional y mucho más capaz, para convertirlo en un mero muñeco limitado por su genética y sus cinco sentidos físicos, que le impiden reconocer las múltiples dimensiones o realidades del universo. Esto, de algún modo, enlazaría con las conocidas teorías intervencionistas, de autores como Sitchin y similares, que opinan que el ser humano fue creado a imagen y semejanza de los dioses (extraterrestres), pero con ciertas limitaciones para que pudiera servir a dichos dioses.

Icke cree que esta raza dirige todos los asuntos de la Tierra a través de unos selectos linajes de seres híbridos –una vieja mitología de muchas culturas– que tienen una doble identidad, reptiliana y humana, con la capacidad de transformarse (o camuflarse) a voluntad. Esta es precisamente la característica por la que se les ha podido reconocer: su falsa apariencia que a veces se desvela durante un breve instante, lo cual les ha proporcionado otro nombre: “metamórficos” (o shapeshifters, en inglés). De este modo, muchas personas de poder no serían “humanos puros” sino híbridos con unas capacidades e inteligencia muy superiores a la del humano medio. Entre ellos estarían presidentes de repúblicas, miembros de la realeza y aristocracia, magnates de la industria o los medios de comunicación, banqueros, personajes de prestigio público, etc. En cuanto a su conducta, carecen absolutamente de empatía, remordimientos o sentimientos y por ello actúan de forma malvada, siendo la gran mayoría de ellos satanistas y pedófilos.

elite_financiera
Pirámide del poder político, económico y financiero

Para Icke, el sistema de poder funciona básicamente como una gran pirámide. En la base está la mayoría de la gente, que no sabe nada y que actúa guiada por las normas y órdenes que proceden de los niveles inmediatamente superiores. Este esquema jerárquico se repite nivel a nivel hasta llegar a la cima donde reside el poder total, compuesto por una élite (a veces llamada por Icke la “Hermandad”, o los “Illuminati”[2]) formada por unos determinados linajes aristocráticos de individuos supuestamente híbridos. Cuanto más arriba de la pirámide se sitúa una persona o colectivo, más conocimiento y poder tiene. En cuanto a su modus operandi, la élite global suele recurrir a mecanismos de control mental masivo como lo que Icke llama el “problema-reacción-solución”, que consiste en crear artificialmente un problema o conflicto que afecta a una comunidad, después provocar en la gente una reacción mental o emocional para afrontar ese problema y finalmente ofrecer una solución ya preparada de antemano.

Estos Illuminati provienen de las sociedades secretas pero a la hora de ejercer su poder actúan desde una serie de instituciones internacionales bien conocidas, algunas de ellas sin aparente capacidad de decisión, pero que en la práctica constituyen un poder superior a todos los poderes públicos “legalmente constituidos” (incluidos los estados). Dicho de otro modo, estas organizaciones dictan más o menos discretamente a los estados lo que debe hacerse en temas de política y economía u otras materias. Este poder total es en realidad una especie de multipoder mundial que abarca el control de la política y las instituciones, la banca y las finanzas, la industria, la policía, el ejército, la religión, los medios de comunicación, los servicios de inteligencia y hasta el crimen organizado.

En el centro de ese poder existe una serie de grupos o lobbys de máxima autoridad como la Mesa Redonda, el Comité de los 300, el grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral, el club de Roma, el Consejo de Relaciones Exteriores, el Instituto Real de Asuntos Internacionales y las Naciones Unidas. Los miembros de la élite suelen estar presentes en los consejos de uno o más de estos organismos y tienen, o han tenido, cargos en las más altas instituciones políticas y financieras de los países más importantes. Y ya en un escalón inferior, bajo estos organismos estarían las diversas organizaciones políticas y económicas de tipo continental o mundial (la Unión Europea, el Banco Mundial, la OCDE, el Fondo Monetario Internacional, etc.) que están conectadas directa o indirectamente con estos centros de poder y que responden a las directivas emanadas de éstos.

red_poder
Entramado del poder global, según varios autores

En cuanto al objetivo de esta élite, no sería otro que forzar la creación de un Nuevo Orden Mundial, o en palabras del mismo Icke un “estado fascista mundial”. Este orden se propondría llevar a cabo un “plan de esclavización mental, emocional, espiritual y física de todos los hombres, mujeres y niños del planeta” a través de una progresiva unificación e internacionalización de los poderes existentes, “con un gobierno mundial, un ejército, una moneda y un banco central, respaldados por una población con microchips”.

Todo este extraño panorama puede aturdir a las personas que nunca han oído hablar de esto y muchos posiblemente rechacen este tipo de propuestas porque las consideran simplemente delirantes, fuera de toda lógica o realidad. Desde luego, cuando se ha vivido siempre dentro de una pecera es muy difícil creer en la existencia de un vasto océano, pero es una reacción natural.

Más allá del mundo real: atrapados en la Matrix

Lo que realmente sorprende del discurso de David Icke es que, sin negar los aspectos manipulativos y corruptos del mundo en que vivimos, aporta una gran cantidad de información sobre el trasfondo de esta realidad, entrando muy directamente en terrenos científicos, espirituales o de la conciencia. En este punto, Icke se ha centrado en profundizar en qué consiste la famosa “Matrix”, o realidad virtual holográfica, en la cual se encuentran atrapados tanto los seres humanos como los depredadores. Para desarrollar este complejo punto, me remito a un amplio extracto de una entrevista que concedió Icke al sitio web Karmapolis en 2005[3].

Pregunta: Aparte del hecho de que la Matrix –y la mente humana– es su propia fuente (Matrix autoprogramada como usted la ha denominado), ¿cuál es la verdadera fuente de la Matrix? ¿Quién o qué la creó y con qué propósito, aparte del hecho de atraparnos en ella? Alguien o algo debió tener la idea de crearla: ¿Quién o qué es este creador?

Respuesta: Yo diría que es nuestro propio subconsciente colectivo, que ha tomado una vida y una mente propias. Un antiguo mito hindú dice que la conciencia humana había comenzado como una onda que decidió dejar el océano de la conciencia, lo atemporal, utópico y eterno. Según el mito, cuando se despertó a sí misma en este estado “desconectado”, se olvidó de que era parte del océano infinito y se sintió aislada y separada. Esto es más o menos lo que estoy diciendo a mi manera. En este estado desconectado –como niños perdidos– hemos creado colectivamente la Matrix y hemos acabado controlados y engañados por nuestra propia creación.

Pregunta: Usted dice que la Matrix es una especie de ser autoconsciente, un tipo de entidad que es la fuente de nuestra realidad. ¿Cuál es la verdadera naturaleza de esta entidad?

Respuesta: Es conciencia que también ha perdido su camino. Se podría pensar que es como una conciencia “Frankenstein” que se ha hecho cargo de su creador. Somos sus prisioneros, mientras permanecemos en la ignorancia de nuestra situación y creemos que este mundo es “real”. No lo es. Es una ilusión holográfica proyectada, en gran medida como aparece representada en la primera película de Matrix.

Pregunta: ¿En realidad pertenecemos a la Matrix o a otra cosa? ¿Cuáles son nuestros verdaderos orígenes?

Respuesta: Todo es conciencia infinita. En ese nivel de conciencia no existe el “nosotros”, sólo un infinito “yo”. Pero en esta realidad hemos sido atrapados en la ilusión de la separación. Pensamos en términos de partes, no del todo. Esta dualidad y polaridad es la versión definitiva del divide y vencerás. La Matrix (este “mundo ilusorio”) es lo que llamo Internet holográfica.

matrix
Escena de la película “Matrix”: la realidad holográfica codificada

Nuestros cerebros y ADN son como una terminal de ordenador conectada a la World Wide Web. Al iniciar sesión en un equipo en China, Estados Unidos o Francia te estás conectando a una misma Internet, la misma realidad colectiva. Lo que hacemos de ella te da sentido de individualidad, pero la realidad colectiva básica es la misma. Por ejemplo, todos vemos el mismo coche o una casa, pero diferimos sobre lo que pensamos de ellos. Nuestro ADN / cerebro es como un ordenador, que descodifica campos de frecuencia –campos de pensamiento– en lo que percibimos como una realidad colectiva. El mundo que pensamos que nos rodea sólo existe en nuestro ADN / cerebro, nuestra computadora biológica. La Matrix funciona bajo el mismo principio que la televisión, que emite programas en forma de onda que el televisor descodifica en imágenes. La única diferencia es que nuestro ADN / cerebro descodifica las ondas en imágenes holográficas aparentemente tridimensionales.

Pregunta: ¿La Matrix ha creado a los reptilianos y a los Illuminati para cumplir el papel de agente Smith con respecto al ser humano? ¿Por qué la Matrix los ha creado de tal forma?

Respuesta: Han sido creados como parte de la ilusión y para mantenernos en la ilusión, como ocurre con el agente Smith en la primera película de Matrix. La genética del reptiliano –en realidad, un programa informático– parece ser muy frecuente dentro de la Matrix por razones que explico en detalle en el nuevo libro.

Pregunta: Si le seguimos, dada la mezcla genética y la manipulación de la humanidad, de hecho, ¿somos también reptilianos de alguna manera?

Respuesta: Oh, sí… la parte más antigua del cerebro humano es conocida por los científicos como “complejo-R” o cerebro reptil. Es aquí donde residen los rasgos del carácter de sangre fría, la falta de empatía, el comportamiento ritualista y todas las otras características que se encuentran en abundancia en los Illuminati. Son estas características que les permiten causar tal muerte y destrucción sin pensar en las víctimas.

Pregunta: ¿Saben los reptilianos que son “agentes”, una especie de creación artificial y sin alma real?

Respuesta: La Matrix es una ilusión multidimensional, el máximo juego de humo y espejos. Lo que tenemos en la tierra –con la manipulación de los Illuminati detrás de las escenas, incluso con líderes mundiales que no conocen la verdadera historia– es una expresión de la forma en que la Matrix opera en su conjunto. Muy pocos saben quién es el verdadero maestro o a qué sirven realmente. Estoy convencido de que los reptilianos son un programa informático biológico, muy en la línea de la “mujer del vestido rojo” de la película Matrix. No son conscientes de la manera en que entendemos ese término. Ellos están siguiendo su programa. ¿Así que sin alma? Sí, en el modo en que la mayoría de la gente entiende “alma”.

Pregunta: ¿Todos los seres extraterrestres están atrapados como lo estamos nosotros en la misma Matrix? ¿Es el mismo reto para ellos que para nosotros: salir de esta Matrix?

Respuesta: Aquellos seres que aparentemente tienen forma “física”, sí. Tanto nosotros como ellos ya estamos fuera de la Matrix a nivel de nuestra conciencia infinita. Es nuestro nivel mental y emocional el que se ha quedado atrapado en la ilusión de la Matrix. No es que tengamos que “salir” de ningún sitio, sino más bien darnos cuenta de que se trata de un juego de ordenador multi-dimensional que sólo existe en nuestra mente y emociones inferiores.

Pregunta: ¿Es posible transmutar la Matrix en una cosa mejor? ¿O cree que la Matrix se defenderá a sí misma porque la forma en que trabaja es predatoria?

Respuesta: Cuando cambiemos nuestra percepción colectiva de la Matrix, ésta cambiará, ya que es la proyección de nuestro propio subconsciente. ¡Somos nuestros propios controladores! Si cambiamos, ella cambia.

mente
Según Icke, el cambio en la mente generará cambios en la Matrix

Pregunta: ¿Podemos encontrar algunos mensajes y mensajeros que nos advirtieran acerca de la Matrix? ¿Ha encontrado una entidad (como una especie de Jesucristo o algo así) que tratara de advertirnos acerca de la verdadera naturaleza de la Matrix y la religión?

Respuesta: La verdad de lo que está sucediendo se ha estado emitiendo todo el tiempo… al igual que las transmisiones de las estaciones de radio y televisión en el “espacio” que está ocupando ahora. El truco está en sintonizar ese conocimiento. La mayoría de las personas no están operando en las frecuencias más altas, debido al modo en que se estructura la sociedad y se suprime la información. Al abrirnos a los niveles más altos del conocimiento se desarrolla un saber acerca de la Matrix mediante el acceso a esa información procedente de los reinos que están más allá de su ilusión.

Pregunta: La Matrix parece ser una creación. Así que, ¿comienza en algún lugar o se trata de una creación infinita, sin causa, sin fin?

Respuesta: El concepto de inicio y finalización es en realidad una ilusión de Matrix. No hay tiempo, sólo nuestra percepción de éste. Es más como un círculo de experiencia en el que vamos dando vueltas y vueltas simbólicamente mientras pensamos que vamos hacia adelante. El pasado, el presente y el futuro están sucediendo en el mismo “momento”. Son diferentes “puntos” en el círculo, que yo llamo el bucle del tiempo.

Pregunta: ¿Es posible que existan otros tipos de sistemas Matrix basados en el miedo o en alguna otra cosa?

Respuesta: Absolutamente, creo que hay un enorme número de ellos. Son probablemente lo que la ciencia llama “universos paralelos”, aunque también pueden ser diferentes niveles de una Matrix.

cita-david-icke-2Pregunta: Usted dice que, como conciencia, no necesitamos aprender, vivir diferentes vidas, dado que el Uno no lo necesita. Así pues ¿por qué seguimos siendo empujados, captados o atraídos hacia la Matrix?

Respuesta: ¿Por qué la polilla es atraída por la luz? ¿Por qué el ratón es hipnotizado por los ojos de la serpiente? La humanidad está hipnotizada colectivamente por la ilusión, pero está empezando a despertar cada vez más.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre el concepto de lo bueno o la bondad en la Matrix y lo bueno o la bondad fuera de la Matrix, en el Infinito, en el Universo?

Respuesta: La Matrix se basa en la dualidad y la polaridad, en los opuestos o aparentes opuestos. Así que percibimos el bien y el mal, la luz y la oscuridad, lo positivo y lo negativo. En los reinos de la Unidad en la conciencia de sí misma, todo es uno. Así que no hay bueno o malo. Todo simplemente es. No hay luz u oscuridad, sólo la unidad de todo.

Por cierto, si le preguntan sobre su identidad, Icke responde: “Yo no soy David Icke, porque veo la diferencia entre el verdadero Yo, que es conciencia pura y la experiencia que está teniendo esa conciencia, que en este momento es David Icke. Podemos quedar tan fascinados identificándonos con la identidad de nuestro empleo, nuestra raza, nuestra cultura, etc. que perdemos nuestra verdadera identidad, que es la conciencia.”

Conclusiones

Es muy difícil sintetizar en unas pocas páginas todo el trabajo de Icke realizado a lo largo de más de veinte años, y de igual modo emprender una crítica completa a su discurso. Para los que estén interesados en profundizar en su obra, me remito a su página web (http://www.davidicke.com/), así como a sus libros[4], y a sus numerosos vídeos disponibles en el portal youtube, generalmente largas conferencias o entrevistas, muchas de las cuales han sido subtituladas en castellano.

david_ickeAsí que, más que plantear unas conclusiones, me inclino por esbozar una especie de breve manual de introducción a Icke o aviso para navegantes para que no se sientan abrumados por tanta y tan dispar información, que puede resultar muy desconcertante al principio o incluso puede producir un fuerte rechazo. Y sobre todo, es fundamental para cualquier lector mantener una cierta distancia y no caer en los extremos del seguidismo acrítico ni de la negación sistemática; dicho sea por alguien que no comparte todo lo que dice, pero que considera que ha acertado en muchas cuestiones fundamentales. Vamos pues a revisar estos puntos básicos:

  • Mente abierta: es prácticamente imposible leer a Icke desde una posición racionalista, materialista o reduccionista, pero en particular desde todo tipo de dogmatismo, ya sea religioso, político, científico o cualquier otro. Para empezar a entender a David Icke, uno tiene que abandonar la rigidez de su mente, renunciar a los prejuicios o sesgos y plantearse que todo aquello que creía absolutamente firme tal vez no sea más que una falsedad o un engaño. Luego se puede reflexionar, contrastar y criticar en consecuencia.
  • Paciencia y aguante: todos los libros de Icke tienen muchas páginas e incluyen multitud de datos y explicaciones, bastantes de las cuales tal vez resultan farragosas, pues rozan la erudición, y pueden provocar un efecto “empacho”. Por otro lado, el escenario global que plantea el autor inglés no es precisamente positivo ni halagüeño, quizá porque saca a colación todo aquello que no aparece en los medios y que muestra un mundo real francamente tenebroso. Pero también hay que señalar que casi todos sus libros acaban con un mensaje final esperanzador que se contrapone a toda la negatividad expuesta anteriormente[5].
  • Revelaciones escabrosas o no gratas: una parte del argumentario de Icke incide de pleno en el carácter perverso de la élite gobernante (monarcas, aristócratas, financieros, grandes empresarios, políticos de alto nivel, etc.) y sus prácticas más aberrantes. Así, hay que avisar a los lectores que en algunos de sus libros aparece información no muy agradable sobre crímenes, satanismo, sacrificios rituales, abuso de menores, pedofilia, etc. Hay que saber digerir estas revelaciones, que están fundadas en una pequeña parte de información que sale a la luz pública y otra muy grande basada en confesiones y testimonios particulares.
  • Apelación a los “reptilianos”: dado que este tema parece sacado de una serie de ciencia-ficción suele causar asombro y generalmente una gran incredulidad ante la falta de pruebas[6], por no hablar del descrédito y la mofa que le ha comportado mencionar este asunto. Aun así, el discurso de Icke no suele adentrarse en los conocidos terrenos ufológicos, sino más bien mitológicos, antropológicos, simbólicos y científicos. De todos modos, para los más escépticos, se puede dejar a un lado este punto y seguir dando por válido su argumentario, sin el recurso a “alienígenas”.
  • Información recurrente en otros autores: la parte de su trabajo que se refiere a un poder único y global, sus manipulaciones y corrupciones, está refrendada en la obra de otros muchos autores del género de la conspiración (desde hace más de medio siglo) que –sin llegar a un nivel “transdimensional”– coinciden en el mismo diagnóstico sobre la naturaleza del poder en este planeta: una selecta casta político-financiera mundial que opera en su propio beneficio.
  • Recurso a la ciencia: para reforzar sus postulados, Icke echa mano de muchos datos de tipo histórico y arqueológico, pero también de física, química, medicina y otras ciencias duras, sobre todo al tratar de entender el concepto de “realidad”. Asimismo, para desmenuzar otros aspectos del funcionamiento del mundo, aporta argumentos económicos, sociológicos y psicológicos. Toda esta información científica o técnica suele estar citada, procede de fuentes solventes y es contrastable.
  • Visión espiritual: detrás de las argumentaciones de Icke transpira un fondo espiritual (no se confunda con religioso), sobre la propia esencia del ser humano y su identificación con la conciencia o divinidad. Esto es, Icke no trata de hacer una mera denuncia social, política o económica, sino que va más allá y entiende que la solución está en otro nivel de realidad o frecuencia. Así pues, tratar de encajar a Icke en una visión política radical o anti-sistema es un completo error, porque él no juega con esas reglas.
flammarionwoodcut
La búsqueda de la realidad más allá del mundo físico no es un tema precisamente nuevo…

Finalmente, acabo citando el inicio de su libro Y la verdad os hará libres, que viene a ser una útil reflexión sobre el sentido último de su obra y una invitación al lector para que se adentre en lo más profundo de la madriguera del conejo de Alicia en el país de las maravillas y empiece a ver el mundo con otros ojos.

“Todos, en algún momento, hemos mirado al mundo que nos rodea y nos hemos preguntado las mismas preguntas. ¿Por qué la vida tiene que ser una lucha? ¿Por qué sabemos tan poco acerca de lo que somos y el propósito de nuestras vidas? ¿Por qué hay tanto conflicto y sufrimiento en un mundo de tanta belleza y tanta riqueza?

En busca de las respuestas a estas y a muchas otras preguntas, voy a pedirle que suspenda su programadas respuestas de aquí y ahora y abra su mente infinita a posibilidades mucho mayores. Yo no uso la palabra “programado” de una manera paternalista, ya que todos estamos programados por los mensajes, las creencias que constantemente escuchamos en nuestra niñez, a través de los medios de comunicación, y a través del sistema educativo.

Es el dejar ir de esa programación que abre nuestras mentes y nuestros corazones a la maravilla, el potencial y la comprensión más allá de nuestros sueños. He reflexionado sobre la naturaleza de este mundo físico visible durante mucho tiempo, tratando de hacer sentido de ella.

Desde 1990 he estado en un viaje espiritual consciente de descubrimiento. Se me ha abierto tanto la mente que nunca antes había pensado ni sentido en esta vida y, por doloroso que algunas cosas han sido esos momentos, también me han llevado a una mayor comprensión. He experimentado la forma en que podemos sintonizar nuestra mente, nuestra conciencia, a otros niveles de realidad y acceder a la información disponible allí, que no se conoce, o al menos no es ampliamente conocida en la Tierra. Me he dado cuenta de que nuestras mentes –nuestros pensamientos y sentimientos– son una serie de campos de energía, que utilizan el cuerpo físico como un vehículo para la experiencia. En este momento, nuestra conciencia se ajusta a este denso mundo físico, por lo que esta es nuestra realidad.”

© Xavier Bartlett 2016

 


[1] Tanto Icke como otros investigadores afines creen que la famosa película de este título no es propiamente un entretenimiento de ciencia-ficción sino una descripción bastante exacta de nuestra situación.

[2] Este apelativo se refiere a los integrantes de una sociedad secreta de corte masónico fundada por el alemán Adam Weishaupt en el siglo XVIII.

[3] Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/biggestsecret/esp_icke15.htm

[4] Prácticamente todos han sido publicados en versión española por la editorial Obelisco.

[5] En este sentido, Icke considera que los poderosos sólo tienen poder porque los humanos les siguen concediendo ese poder, debido a su miedo y a su bajo nivel de conciencia. Por ello, cree que cuando la auténtica espiritualidad vaya llegando a más gente, se llegará a una masa crítica y el sistema acabará por caer, lo que augura que sucederá en los próximos años.

[6] Icke recurre aquí a centenares de testimonios en todo el mundo que afirman haber visto –en circunstancias puntuales– a estos seres cambiando de aspecto. No obstante, no hay fotografías ni filmaciones libres de fraude, ­que se sepa, que apoyen dichas aseveraciones. En todo caso, esta raza de humanoides hace tiempo que figura en el amplio catálogo de seres alienígenas que muchos ufólogos reconocen.

Anuncios

3 thoughts on “David Icke o el paradigma de la conspiración

  1. Creo que le has dedicado más lineas de las que merece o que necesita, ya que le ayudan bastante desde esos medios que se supone le persiguen.
    Icke es sobre todo un desinformador que mezcla medias verdades inofensivas con auténticas estupideces y en el mejor de los casos se podría tomar por un títere o un tonto útil.
    Si en un momento no gozó de la atención y el mimo de esa élite que denuncia, es porque aunque les hacía el trabajo, aun no resultaba rentable, pero cuando consiguió la suficiente fama, ya lo promocionan, hasta demasiado.

    Un saludo.

    PD: Sobre la cita que abre el texto, los gobiernos no procuran sobre todo la libertad del pueblo, como indirectamente se da a entender, para mi es una forma sutil de manipulación.
    -Esto, es un paranoico, Icke no me llega ni a la suela XD

    1. Gracias por tu comentario

      Bueno, mi sensación es que Icke puede ser un hombre equivocado pero no un desinformador, al menos esa mi impresión, que no está exenta de subjetividad. También hay gente que dice que si todavía está vivo es porque sirve a quien sirve; pero lo cierto es que la mayoría de investigadores de estos asuntos están vivos o han muerto en la cama. Le he dedicado este generoso espacio porque es el más seguido de los autores de este género (quizá junto con Estulin) y porque mucha gente no sabe de qué va todo esto, y son necesarias ciertas explicaciones.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s