La “conspiración” de Stephen Hawking

hawking_1Posiblemente, el astrofísico británico Stephen Hawking es el actual buque insignia de la ciencia oficial contemporánea, siendo además una personalidad de máximo prestigio y reconocimiento social, pues a su faceta de profesor e investigador se ha unido la de divulgador global de la ciencia. Tal vez sólo el evolucionista neodarwinista y paladín del ateísmo, el también británico Richard Dawkins, pueda considerarse a su altura, por su reputación profesional e impacto entre el gran público.

En efecto, Hawking se ha convertido en las últimas décadas en el gran referente mundial de la física y la cosmología, supliendo de algún modo el vacío dejado por otros ilustres investigadores del siglo XX, y muy especialmente por el estadounidense Carl Sagan, que fue el primer científico que llegó a convertirse en una figura mediática, e hizo suya la misión de transmitir a la sociedad la verdad de la ciencia oficial y una serie de actitudes y valores científicos, al tiempo que ejercía de perseguidor de herejes pseudocientíficos.

Sólo a modo de introducción del tema que vamos a tratar, considero conveniente realizar un rápido repaso de su biografía y circunstancias personales. Stephen Hawking nació en Oxford en 1942. Estudiante inteligente y aplicado, obtuvo las titulaciones en Matemáticas y Física en 1962 en el University College de su ciudad. Pero tan sólo un año más tarde, tras una caída cuando patinaba sobre hielo, se le detectó un grave problema físico. Los médicos le diagnosticaron un severo trastorno degenerativo neuromuscular denominado esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que tenía –y aún tiene– mal pronóstico, pues los que la padecen no suelen sobrevivir muchos años.

Sin embargo, y a pesar de ir perdiendo facultades y verse a la larga recluido en una silla de ruedas, Hawking desarrolló desde ese momento una brillantísima carrera en el campo de la astrofísica. En 1966 consiguió el doctorado en Física teórica y se propuso ir más allá de los planteamientos de Einstein y conciliar la relatividad general con la mecánica cuántica, creando una física que permitiese explicar conjuntamente tanto el universo como los fenómenos subatómicos. En 1971 propuso la formación, tras el inicio de Universo o Big Bang, de numerosos objetos denominados miniagujeros negros, que contendrían alrededor de mil millones de toneladas métricas de masa, pero que ocuparían sólo el espacio de un protón, lo que originaría enormes campos gravitatorios, regidos por las leyes de la relatividad. Posteriormente, en 1974, formuló la tesis de que –según las predicciones de la física cuántica– los agujeros negros emiten partículas subatómicas hasta agotar su energía, momento en que se produce un estallido final. Ese mismo año, Hawking fue nombrado miembro de la prestigiosa Royal Society, y en 1977 llegó a profesor de física gravitacional en Cambridge, universidad que le concedió la cátedra Lucasiana de matemáticas en 1980.

historia_tiempoEn años posteriores y hasta la actualidad, Hawking ha ido explorando otros campos de la cosmología y se ha dedicado a investigar en particular las peculiaridades de la dualidad espacio-tiempo. Sus últimas décadas de trabajo han estado también muy enfocadas a la divulgación científica, habiendo escrito diversos libros no sólo para expertos[1] sino para el gran público, como por ejemplo su famosa obra Historia del tiempo: del big bang a los agujeros negros (1988), que se ha traducido a más de 30 idiomas y se ha convertido en un auténtico best-seller, con más de 20 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Y entre finales del pasado siglo e inicios de éste, Stephen Hawking ha ido recogiendo cada vez más reconocimientos y galardones (entre ellos varios doctorados honoris causa) hasta convertirlo en la máxima voz autorizada para opinar y sentar cátedra en los temas de su especialidad científica y aún más allá.

Lamentablemente, la parte personal no ha acompañado esta trayectoria de éxito, pues aquí las cosas no han ido tan bien. Se casó en 1965 con Jane Wilde pero en 1990 se separaron, si bien Hawking se volvió a casar unos pocos años más tarde con la que era su enfermera, Elaine Mason, de la que terminó divorciándose en 2006. Pero lo peor fue su deterioro físico. Ya en los años 70 la enfermedad ELA había avanzado mucho y después de verse postrado en una silla de ruedas, la parálisis se fue extendiendo por todo el cuerpo. Además, perdió progresivamente su capacidad de hablar normalmente hasta el punto de que hoy en día sólo puede comunicarse mediante la ayuda de un ordenador-sintetizador que va conectado a su silla.

En fin, reconozco con humildad que muchas de las teorías y conceptos de Stephen Hawking –básicamente del campo de la cosmología– se me escapan en su profundidad y complejidad, al estar bastante alejadas de mi ámbito científico, pero lo que sí me había llamado la atención en tiempos recientes es que Hawking se estaba empezando a transformar en una especie de gurú global. En el caso particular de ciertas declaraciones de Hawking en los últimos años, algunas cosas me habían desconcertado. Por ejemplo, sus apelaciones a la inexistencia de Dios y su ateísmo militante[2], su afirmación de que “la filosofía ha muerto” frente al avance de la ciencia, su visón hiper-catastrofista del futuro de la Humanidad, etc.

Y sobre todo me sorprendió que Hawking planteara seriamente hace apenas un par de años la posibilidad de que extraterrestres inteligentes nos fueran a invadir y destruir, del mismo modo que las civilizaciones humanas más avanzadas habían hecho con las culturas primitivas. En definitiva, después de décadas de reírse de los hombrecillos verdes y de las propuestas de la ufología, ahora sale a la palestra el máximo estandarte de la ciencia con la paranoia de los aliens malvados que van a aniquilar a la Humanidad. En todo caso, Hawking animaba a impulsar los programas de búsqueda de vida inteligente ET, aunque ésta nos fuera potencialmente hostil ¿Qué está pasando aquí?

Llegados a este punto, hace no mucho descubrí una impensable conexión entre estas extrañas sensaciones y un escenario que bien podríamos calificar de conspirativo. Me refiero a una teoría que no pretende vender ninguna verdad pero que como mínimo obliga a la reflexión y al contraste de información. Esta teoría no es otra que la posible muerte de Stephen Hawking hace muchos años y su suplantación a cargo de un impostor. Por lo menos esto es lo que defiende el investigador independiente y artista norteamericano Miles W. Mathis, que llevaba cierto tiempo observando algunas incoherencias y extrañezas no sólo en el discurso científico del genio de la física sino en su propio aspecto físico. Lo que viene a continuación es un resumen de dicha teoría[3], a partir de las observaciones del propio Mathis, que insiste en que él no puede aportar pruebas fehacientes pero sí una serie de hechos y elementos de juicio que cada persona debe valorar para poder extraer luego su conclusión personal.

Como factor base de su teoría, Mathis hace hincapié en la terrible enfermedad padecida por Hawking, la esclerosis lateral amiotrófica. Según la biografía oficial, hace más de 50 años que Hawking sufre esta grave dolencia, pero resulta que su caso es un auténtico récord de supervivencia, pues la gran mayoría de los afectados no vive muchos años una vez confirmado el diagnóstico; de hecho, la media se sitúa en unos escasos cuatro años tras los primeros síntomas. El segundo caso de mayor supervivencia se va a poco más de 20 años, lo cual es demasiada diferencia, según Mathis. Así pues, para el investigador estadounidense, Hawking no pudo superar la enfermedad y falleció probablemente unos 20 años después del diagnóstico, que data de 1963. Y como resulta obvio, alguien –un doble– tuvo que ocupar su lugar.

hawking_real_falso
Stepen Hawking real (izq.) y falso (der.), según Miles Mathis

A partir de este punto, Mathis trata de identificar al impostor comparando los rasgos físicos originales del auténtico Hawking con los de la persona que –supuestamente– lo suplantó hace unos 30 años. En esta búsqueda, Mathis ha analizado con detalle las fotografías y vídeos disponibles de Hawking y se ha fijado en los siguientes puntos:

hawking_5
Hawking con el traje Zero-G

1. La cara del Hawking “real” era alargada y flaca, y su pelo marrón oscuro. Más tarde, su pelo se fue volviendo gris. Sin embargo, las imágenes más recientes de Hawking nos muestran a una persona con el pelo tirando a rubio (incluso en las cejas) y con una cara más redondeada y con buenas mejillas.

2. Los dientes del Hawking antiguo no se parecen en nada a los del moderno; no hay más que ver los dientes salientes de su mandíbula inferior.

3. Las manos del actual Hawking, totalmente inmóviles, se asemejan a las de una figura de cera, no a unas manos naturales. Y dichas manos no parecen ser las de un enfermo de ELA, pues los que sufren este mal no pueden enderezar bien los dedos ni las muñecas. Y en la misma biografía de Hawking ya se reconoce que en los años 60 sus dedos se habían comenzado a encorvar.

4. El aspecto general de Hawking, en vez de haber empeorado notablemente, parece haber sufrido cierto rejuvenecimiento, inexplicable tras tantos años de enfermedad. Además, en 2007 se le vio en buena forma al tomar parte en unas pruebas de anti-gravedad en un avión especial Zero-G de la NASA, a los 65 años de edad.

hawking_4
Boda de Stephen Hawking con Elaine Mason

No obstante, para complicar más el asunto, Mathis sospecha que bastantes de las imágenes que aparecen en Internet han sido retocadas digitalmente para evitar que las diferencias sean más apreciables. En lo referente a otras fotos, cree que simplemente son un fraude o una manipulación, como las de la boda con la enfermera Elaine Mason, que están datadas en 1995 –fecha oficial del enlace– pero que tienen un aire de los 80, aparte de que la novia aparece con dos vestidos distintos en fotos diferentes. En cuanto a Hawking, aquí parece ser el auténtico, por su cráneo huesudo y anguloso, bastante distinto del de su doble. Con todo, Mathis considera que la enfermera Mason sí se llegó a casar… con el impostor.

Entonces, ¿cuándo habría muerto Hawking? Miles Mathis cree que fue más o menos en esas fechas, y ofrece como pista un acontecimiento que ocurrió a mediados de 1985 durante la visita de Hawking a las instalaciones del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), en la frontera franco-suiza. Allí contrajo una fuerte neumonía que puso en grave peligro su vida, hasta el punto que los médicos se dirigieron a su mujer Jane para que se le retirara el soporte vital. Ella rechazó la propuesta, y entonces los médicos le realizaron una traqueotomía para que pudiera respirar artificialmente, si bien ello le iba comportar la pérdida definitiva de lo que quedaba de voz y la necesidad de una cara y compleja atención de enfermería durante las 24 horas del día de por vida.

hawking_6
Hawking en la actualidad; véase detalle de las manos

Mathis sugiere que este suceso acabó con la vida del Hawking auténtico y que todo lo que vino después fue un montaje bien calculado y construido. Lo que le llama la atención es que fue justo en 1985 cuando una fundación estadounidense (Mac Arthur Foundation) se hizo cargo de los altos costes de la atención médica que precisaba el sabio inglés. Ahora bien, detrás de dicha fundación estaría un poderoso grupo bancario y de seguros, con muchos intereses e inversiones en varios campos. Y precisamente ésta podría haber sido la razón para mantenerle “vivo”: utilizarlo como relaciones públicas y como promotor de proyectos científicos. Al igual que muchos disidentes, Mathis piensa que la ciencia actual está totalmente corrompida por el dinero y los intereses de las grandes corporaciones. En este escenario, según Mathis, la Física se ha convertido en una máquina de captación de dinero para programas sin ningún valor científico real y aquí Hawking encajaría perfectamente como vendedor de proyectos enfocados al puro despilfarro.

Así, Mathis está convencido que desde mediados de los 80 Stephen Hawking se ha convertido en una marioneta de esos intereses, lo que tal vez no hubiese posible con el escrupuloso y recto Hawking original. Por lo demás, considera que la ciencia de Hawking de los últimos treinta años no aportado apenas nada, ha sido extraña y de baja calidad, y además ha sido sobrestimada por los críticos y los medios de comunicación. Incluso se atreve a afirmar que su afamado libro Historia del Tiempo (que muy posiblemente lo habría escrito otra persona) no se ha vendido tanto como se ha publicitado.

Y para rizar el rizo, a los dos días de hacerse pública la teoría de Mathis en Internet, rápidamente corrió por las redes sociales el falso rumor de la muerte de Hawking[4], que Mathis atribuyó a un intento de tapar y ridiculizar la visión conspirativa por parte de los mismos que están detrás de la suplantación. Pero, yendo más allá, Mathis considera que hasta el propio impostor ha fallecido y que sus apariciones puntuales en la televisión son meros hologramas en 3D y que no son en directo, pues estima que hay modos de crear “falsos directos” y dar una apariencia de espontaneidad y actualidad.

PaulMcCartney60s
Paul McCartney en los años 60

En fin, esta es en síntesis la historia de una supuesta conspiración de la que muy poca gente habla. Bien es cierto, empero, que Miles Mathis es un auténtico iconoclasta y un “conspiranoico” reconocido y que recibe furibundas críticas de los escépticos en Internet por sus desvaríos pseudocientíficos y sus teorías inverosímiles. Y he de confesar que habiendo estudiado previamente otra conspiración muy semejante –la de la muerte y reemplazo del beatle Paul McCartney– todo el asunto me merecía un enfoque bastante cauteloso. Así, en el caso del músico británico creo que se construyó un argumento bastante rocambolesco y complicado para explicar algo que no tenía pies ni cabeza. ¿Para qué sustituir a McCartney por un doble? Muchos grupos perdieron a sus líderes o integrantes destacados y no pasó nada, no hubo ninguna revolución ni nada por el estilo. ¿Acaso fue una operación bien medida y vendida para impactar entre grandes sectores del público y luego desacreditar las teorías conspiracionistas? Bien podría ser, por aquella máxima de “Piensa mal y acertarás”. Pero lo cierto es que todavía se sigue escribiendo sobre estos supuestos hechos y generando más incógnitas y preguntas.

En lo referente a Stephen Hawking, valoro el esfuerzo de Miles Mathis por destapar esos detalles que quizás han pasado desapercibidos para muchos. Por un lado, se podría decir que hay ciertos elementos para la sospecha, más aún cuando el personaje en cuestión ha quedado reducido a poco menos que un híbrido de humano y máquina, y que sería fácilmente manipulable. Por otro lado, el prestigio indiscutido de Hawking se ha convertido en un instrumento para la transmisión de ciertas ideas y mensajes que tratan de convencer al público de la bondad e imparcialidad de la moderna ciencia, lo que para muchos es el llamado “cientifismo” o religión científica. Desde este punto de vista, más allá de los intereses económicos, tal vez podría estar justificado mantener con vida a Hawking.

Con todo, creo que sería prudente mantener un sano escepticismo sobre esta supuesta conspiración, a la espera de que aparezcan nuevas informaciones que puedan arrojar más luz sobre este oscuro agujero negro. Lo que sí parece claro es que en los últimos tiempos, y sobre todo con la llegada de Internet y las redes sociales, la realidad y la ficción han entrado en un terreno común difuso y artificial, con falsas noticias de muertes, muertes súbitas acaecidas en circunstancias extrañas, muertes que coinciden con determinados eventos, etc. Y así, no sería de extrañar que, en medio de esta ceremonia de la confusión, pudieran darse casos reales de suplantación llevados a cabo prácticamente sin despertar recelos ni sospechas…

© Xavier Bartlett 2017

Nota: el material gráfico del artículo procede básicamente del artículo escrito por M. Mathis en 2015 y disponible en su página web.


[1] Sus obras “académicas” son destacables por explorar las propiedades de los agujeros negros, así como la relación que dichas propiedades guardan con las leyes de la termodinámica clásica y de la mecánica cuántica. Así, cabe citar: The Large Scale Structure of Space-Time (1973), Superspace and Supergravity (1981) y The Very Early Universe (1983).

[2] Siendo estrictos, según las propias reglas del actual paradigma científico, Dios queda fuera de la observación y experimentación de la naturaleza, por lo tanto es imposible determinar si existe o no. Por ello, la postura lógica de un científico del paradigma debería ser el agnosticismo, no el ateísmo.

[3] Fuente original (en inglés): http://milesmathis.com/hawk3.pdf

[4] Al parecer, alguien obtuvo más de un millón de vistas en Facebook gracias a esta noticia fraudulenta.

Anuncios

7 thoughts on “La “conspiración” de Stephen Hawking

  1. La royal society de por medio, jejeje

    Pues a mi el cibor este nunca me ha terminado de convencer, siempre lo he considerado un producto de marketing y al final, así se ha descubierto.
    No creo que haga falta suplantarlo para que diga todas las estupideces que dice, es parte de la agenda a la que entre otros sirve la Royal Society.
    La mayoría de pseudoescépticos que escuchan a este académico biónico, emblema del transhumanismo, se toman totalmente en serio eso de que los marcianos malos nos puedan atacar y que por tanto hay que estar preparado. Cuando lo dicen los periódicos amarillos, se ríen, pero viniendo de este señor tan listo…

    Solo es un producto y vende el NOS: Transhumanismo, ateísmo, “ciencia” y espectáculo circense bien pagado.
    En la práctica este “importantísimo” científico TEÓRICO, no ha aportado nada útil (practico) a la humanidad, solo al sistema tecnológico de dominación.

    Un saludo.

    1. Gracias por el comentario

      Bueno, no es ninguna novedad decir que Hawking era el gran emblema de la ciencia oficial y que lo sigue siendo, tanto si es él realmente como si es un doble (obviamente manipulado). Estoy de acuerdo con tus apreciaciones, pero para mí su discurso sobre el universo podría tener su valor científico (dentro del paradigma actual, claro está). Lo que no me cuadra es que venda historias de miedo de alienígenas… eso no casa con su perfil de científico “serio” y escéptico. Mas bien parece haberse convertido en el portavoz de una determinada agenda global.

      Saludos,
      X.

  2. Yo creo que este señor ha vivido mas que muchos no solo con su enfermedad, si no que otros sanos, y nada costaria suplantarlo, pues ya no se puede mover.

  3. Creo que el punto de inflexión en la carrera del auténtico Hawking fue la magistral formulación acerca de la paradoja de la pérdida de información a través de los agujeros negros (Hawking paradox).

    Las implicaciones que sugería semejante ecuación provocaban un colapso total en el entendimiento de la física y la realidad, echando abajo el segundo principio de la termodinámica, así como la más básica ley de causa y efecto e… -incluso- …el hasta ahora sólido concatenado entre pasado, presente y futuro.

    ¡Ahí es nada!

    A partir de aquel aparente dislate, todo el mainstream científico se le echó encima; a la cabeza del cual destacaba un indignadísimo Leonard Susskind.

    E incluso puede que su esperadísimo discurso en Dublin, en 2004, no hubiera sido más que un intento de parcheado de su conjetura inicial, sucintamente expresada casi 30 años antes en un simple y a la vez elegante algoritmo matemático.

    https://digitalimaginetv.wordpress.com/2017/01/13/discurso-de-stephen-hawking-dublin-2004/

    ¿Por qué será que el documental de la BBC que con tanto nivel de detalle exponía la historia de este teorema haya desaparecido literalmente de casi todos los medios de divulgación audiovisual de la red? ¿Infracción de copyrights… -tal y como se alega-? Existen cientos… -si no miles- …de documentales científicos de la misma cadena británico-sionista obrando libremente por YouTube y nadie se preocupa de cuidar de sus derechos de autor, reproducción, copia y divulgación no autorizada.

    Por otra parte se hace obvio el cambio de actitud en el astrofísico quien hoy día no hace sino responder a un modelo de predicador de falacias o medias verdades al estilo del perfil que en su día encarnó Carl Sagan (miembro del comité ultrasecreto Majestic 12.

    Solo parecen superarlo el también cómplice de la agenda ‘NWO’ por excelencia, Michio Kaku (adalid de la propaganda falaz donde las haya y en su día aupado y protegido por Edward Teller); así como igualmente los más que evidentes casos de Neil deGrasseTysson, Bill Nye (ambos fichaje y alumno de Sagan respectivamente); sin olvidarnos del hipócrita sin parangón, Brian Cox (marioneta la Royal Society actualmente ocupado de la constante ocultación de datos en el ATLAS del CERN); y a este somero listado se podían añadir un largo etcétera de vendedores de humo disfrazados de eruditos.

    El artículo que se publicó en vuestro blog alternativo sobre el flagrante caso de la geóloga Virginia Steen McIntyre ya nos pone en guardia sobre el qué esperar realmente de cualquier noticiario o novedad “científica” en los tiempos que nos está tocando atestiguar.

    https://laotracaradelpasado.blogspot.com.es/p/normal-0-21-entrevista-virginiasteen.html

    Pese a lo que en su día anhelábamos muchos, la ciencia de hoy… -y puede que la de siempre- … no comporta más que otra modalidad de religión basada… -como no podía ser de otro modo- …en las mismas técnicas de control mental masivo utilizadas desde la noche de los tiempos por la casta sacerdotal:

    La hipnosis.

    1. Apreciado Don Genaro (de reminiscencias castañedienses…)

      Muchas gracias por el extenso comentario y poco más he de añadir. Apenas soy conocedor de la obra de Hawkins y en gran parte me he limitado a exponer la teoría de Mathis. Pero lo que sí parece evidente es que la ciencia actual es un galimatías al servicio de un gran poder global. En este sentido, el nuevo Hawkins podría cumplir la función de gurú indiscutible aunque diga cosas sin ton ni son. Ya no importan los hechos, las investigaciones… sólo se trata de vender “verdades”… o sea propaganda.

      Saludos,
      X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s