Ha fallecido el doctor Hamer

Hamer

Me ha llegado la triste (y confirmada) noticia del muy reciente fallecimiento del doctor alemán Ryke Geerd Hamer, un auténtico adalid de la medicina alternativa -pero ajustada al más homologable rigor científico- que con sus cinco leyes biológicas y su Nueva Medicina Germánica desafió al paradigma imperante y abrió una importantísima vía para entender y curar el cáncer, así como otras graves enfermedades.

A modo de homenaje y epitafio, transcribo aquí la mayor parte del mensaje de despedida que le ha dedicado Lluís Botinas, presidente de la asociación Plural-21:

Sorprendido. Impactado. Conmocionado. Sobrecogido. Shockado. Helado. Triste. Afligido. Indignado. Irritado. Furioso. Cabreado. Y más. Todo esto y mucho más he ido sintiendo a partir de llegarme el primer rumor de su muerte, una llamada a las ocho de la mañana del martes 4 de julio de 2017. Otra a las once. Luego a las trece. De nuevo a las quince horas. Cada una citando vías de información diferentes pero, lamentablemente, complementarias y convergentes. Ya no cabía la menor duda sobre la terrible realidad: Hamer, el Doctor Ryke Geerd Hamer, había fallecido.

El único detalle que me ha llegado: murió el domingo. Supongo que en Noruega, donde había encontrado refugio (¿asilo?) en marzo de 2007, según recoge la Wikipedia, que acabo de consultar y que está recién actualizada: “Mettmann, 17 de mayo de 1935 – 2 de julio de 2017”. Pone, pues, dónde nació pero no el lugar de su fallecimiento, que doy por sentado ha sido donde, afortunadamente, ha podido vivir a la luz del día los últimos diez años de su vida. Tras más de dos décadas de marginación, de ostracismo, de ridiculización, de persecución, de enjuiciamientos, de dos encarcelamientos (cumplió 12 meses de prisión en Alemania de 1997 a 1998, y, detenido en Málaga, fue extraditado a Francia el 18 de octubre de 2004 saliendo de la cárcel en febrero de 2006) que sumaron casi dos años y medio de prisión, y de más de un año de clandestinidad –“No resistiré un tercer encierro”, decía- hasta poder instalarse con relativa tranquilidad en el país nórdico.

La razón de los primeros adjetivos es que no me había llegado noticia alguna sobre que el Dr. Hamer tuviera problemas de salud que permitiesen augurar el triste desenlace. Y sabiendo que, sólo en el campo de “eso” llamado cáncer, las cinco Leyes Biológicas descubiertas desde 1981 por el Dr. Hamer hubiesen podido salvar más de doscientos millones de vidas arrebatadas por la Oncología oficial, los últimos calificativos están motivados por la re-confirmación de que las reglas de juego establecidas por la Modernidad y por quienes la aplican desde todos los cargos oficiales de (ir)responsabilidad, actúan –consciente o subconscientemente- contra la vida.

Quizás el dato más revelador que conozco lo proporcionó el propio juicio contra el Dr. Hamer en Alemania. En efecto, el juez ordenó localizar los 6.500 enfermos terminales de cáncer (incluso ahora, la gran mayoría de quienes deciden probar “la esperanza Hamer” están ya graves si no terminales, en particular por haber sido muy maltratados –desanimados, envenenados, radiados, mutilados,…- por la medicina oficial) cuyo historial había sido confiscado por la policía al detenerlo el 20 de mayo de 1997 en su casa. Esperaban encontrarse con que (casi) todos estaban muertos y poder así acusar con mayor fuerza al Dr. Hamer. Pero… resultó que ¡más de 6.000 seguían vivos… “milagrosamente”! Pero esto no evitó su condena. Ni tampoco han servido para cambiar la situación reconociendo “el enfoque Hamer”, las más de 30 verificaciones realizadas por grupos de profesores y de médicos en Universidades y en Hospitales de diversos países que, arriesgando su carrera y su prestigio, han confirmado en cada ocasión la validez (prácticamente al cien por cien) de las Leyes Biológicas del Dr. Hamer.

Considero que, más allá de las razones económicas y de las ambiciones profesionales, la razón profunda del rechazo oficial al Dr. Hamer es que una sociedad que se considera la mejor y la más libre que nunca ha existido, no puede aceptar que la causa de la enfermedad radique en los conflictos biológicos que genera la forma de vida creada por esta misma sociedad. Le es mucho más cómodo –además de mucho más rentable- acusar a microorganismos que nos atacan y/o a genes que mutan aleatoriamente y/o a proteínas que se vuelven locas y/o a cualquier otras “cosa”… a condición que sea externa. El Dr. Hamer obliga a tocar de pies al suelo, y lleva a cuestionar la realidad: relaciones de pareja o familiares o amistosas o laborales o vecinales o económicas o políticas o… Y esto resulta peligroso para quienes dirigen la sociedad en la que sobrevivimos y en la que crece rápidamente el número de pacientes que, pacientemente, padecen más enfermedades, y ello a un promedio de edad cada vez menor.

Desde 1991, la asociación Plural-21 (entonces C.O.B.R.A., organización que tuvo –entre otros- el honor de ser la primera en Catalunya en difundir Hamer) ha dado a conocer “el enfoque Hamer”, y actualmente es –que yo sepa- el único centro en el Estado Español que está haciendo formación en la Nueva Medicina Germánica (NMG), habiendo empezado justamente esta semana la Séptima Promoción. Además, hemos realizado diferentes actos en su apoyo: una concentración en 1995 delante del consulado de Austria en Barcelona, siendo finalmente recibidos por la cónsul, a la que argumentamos en defensa del Dr. Hamer, entregándole en mano una carta con los correspondientes razonamientos y datos; recogida en diversas ocasiones de firmas de apoyo y solidaridad, o bien para que le fuese concedido el Premio Nobel de Medicina; celebración de numerosas conferencias y de pase de documentales; sistemática sesión informativa cada semana; etc.

Descanse en paz doctor, muchos otros seguirán su camino.

Anexo

Véase el artículo escrito por Lluís Botinas y Antonio Tagliatti sobre la cuestión del cáncer y la aportación del Dr. Hamer.

Anuncios

2 thoughts on “Ha fallecido el doctor Hamer

  1. Vaya, no lo sabía, DEP.

    Ha muerto tras una vida bastante digna, no todos pueden ni podrán decir lo mismo, así que: Buena trabajo Doctor Hamer y gracias por su legado.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s