ELISA mató a Ruth

hivPor allá a finales del año 2011, cuando ya había despertado en muchas cuestiones sobre nuestra extraña y oscura realidad y había puesto en tela de juicio la llamada ciencia oficial, tuve la oportunidad de asistir a un acto de la entidad Plural-21, presidida por el investigador independiente Lluís Botinas. Recuerdo que aquel día recibí una bofetada tremenda a mis creencias cuando oí por vez primera que el SIDA no era lo que las autoridades nos habían explicado, sino un macabro montaje en que no existía propiamente una “enfermedad SIDA”, ni siquiera un virus llamado VIH. Ese fue el principio de un camino que vino a juntarse con mi interés por revisar a fondo la historia y la arqueología que me habían enseñado en la universidad, y ahí empecé a darme cuenta de que había algo que fallaba en todas las ciencias y en nuestra realidad cotidiana.

A raíz de mi curiosidad por el tema me mantuve en contacto con Lluís Botinas durante cierto tiempo, y en 2013 le hice una entrevista para la revista digital Dogmacero en la cual desglosó con detalle su larga experiencia de 25 años investigando esta cuestión. Así pues, tras el estudio de algunos libros, artículos y documentales llegué a la conclusión de que su herética teoría –aun con las lagunas que quedan pendientes de resolver– era básicamente cierta. Lamentablemente, casi nada de esto ha llegado a la sociedad, puesto que todos los críticos han sido calificados de “negacionistas del SIDA” y en realidad no ha habido apenas posibilidad de debate científico; antes bien, la herejía ha sido ignorada, ridiculizada, rechazada, y en última instancia, perseguida[1]. (Para los que no hayan oído nada previamente sobre estos hechos, les recomiendo que lean la citada entrevista a Botinas en este mismo blog, a fin de contextualizar correctamente lo que viene a continuación.)

El caso es que, más allá de las controversias científicas y conceptuales, está el drama humano. Millones de personas en todo el mundo han muerto con la etiqueta de “enfermos de SIDA” y sus familias tuvieron que sufrir un gran dolor al ver que no se podía hacer gran cosa frente a un (supuesto) virus desconocido y letal, al menos en los primeros años. Y fue justamente en Plural-21 donde tuve la oportunidad de percibir directamente el impacto del SIDA en las familias. Allí conocí a una veterana colaboradora de la entidad, Carmen Soriano, que no cesaba de recopilar información y documentación sobre casos de SIDA. Carmen tuvo la gentileza de explicarme su implicación personal en este tema.

ELISAAsí fue como tuve noticia de primera mano de la historia de Ruth Aguilar-Amat Soriano, la hija de Carmen y Carlos, que falleció –etiquetada de SIDA– a la edad de 27 años en 1992, poco antes de las Olimpiadas de Barcelona. Carmen estuvo muchos años escribiendo un libro sobre la enfermedad y muerte de su hija, adquiriendo progresivamente el conocimiento trágico de la verdad que subyacía detrás de la versión oficial. Cuando nos conocimos, el libro estaba prácticamente acabado, pero no había forma de publicarlo, pues tal temática era un auténtico tabú, lo mismo que el segundo libro de Botinas, un exhaustivo compendio de pruebas científicas que deja en evidencia las carencias y mentiras del estamento académico y que a día a hoy todavía está esperando su difusión pública.

Afortunadamente, este mismo año Carmen ha podido al fin publicar la historia de su hija, tras casi 20 años de trabajo y otros 10 años adicionales de negativas y evasivas. De este modo, el libro ELISA mató a Ruth fue presentado justo el 18 de abril de 2018, en el 26º aniversario de la muerte de Ruth. Por eso quisiera hacer aquí un brevísimo homenaje tanto a Carmen, que ha tenido el valor de denunciar una situación criminal que se llevó por delante la vida de su propia hija, como a Ruth, que sufrió lo indecible sin entender apenas lo que le estaba pasando. De haber sobrevivido, hoy tendría la misma edad que yo.

En 1988 Ruth acudió a una simple y rutinaria donación de sangre, y allí –sin pedirle autorización– se le hizo el test de SIDA estándar en ese momento, el ELISA, diseñado supuestamente para detectar los anticuerpos generados por la presencia del virus VIH. Dicho test dio positivo y automáticamente Ruth se llevó una siniestra sorpresa: se había convertido en una persona seropositiva, con toda la estigmatización que ello comportaba en forma de rechazo o vacío social y laboral, más aun por cuanto en esos tiempos la infección había sido asociada a colectivos marginales o minoritarios como drogadictos, homosexuales, hemofílicos, prostitutas, etc. Y por si fuera poco, el desconcierto fue tanto mayor porque su novio también se hizo el test y en su caso había dado negativo. ¿Cómo había podido “adquirir” pues el virus?

Un año más tarde contrajo una pneumonía y fue diagnosticada como enferma de SIDA. Acto seguido, y tras haberle detectado una infección en un dedo, empezó a ser atiborrada con el cóctel de fármacos habitual, entre los cuales figuraba el reconocido veneno AZT. Este producto estaba calificado como altamente tóxico, ya que –entre otras cosas– producía inmunodeficiencia (¡lo que supuestamente se trataba de combatir!) y ni siquiera había sido admitido como fármaco de quimioterapia a causa de sus dañinos efectos secundarios. Este fármaco fue autorizado para administrarse en casos de SIDA bajo el nombre de Retrovir desde 1987 y su comercialización corrió a cargo del emporio farmacéutico GlaxoSmithKlein, que tuvo la delicadeza de quitar la calavera y las tibias que constaban en las cajas del mismo producto fabricado desde hacía 20 años por la empresa Sigma. Dicha simbología inequívoca lo identificaba como un veneno, una sustancia tóxica empleada en la desinfección de fregadores y utensilios de laboratorio.

AZT
Fármaco AZT, un veneno mortal prescrito en casos de SIDA

A pesar de todo ello, debo recordar que el AZT se constituyó en la base de los cócteles contra el SIDA y ha venido siendo administrado sin restricción incluso a niños y a mujeres embarazadas. Véase lo que dice el doctor colombiano Roberto Giraldo, especialista en medicina interna y enfermedades infecciosas, sobre la administración del AZT:

“El AZT y otros análogos de nucleósidos, al igual que los tan publicitados inhibidores de la proteasa, son todos medicamentos que lesionan los linfocitos y demás células inmunológicas. Todos ellos son inmunotóxicos potentes. Además, son carcinogénicos. Usarlos en el tratamiento y en la prevención del SIDA es como tratar de apagar el fuego agregando gasolina a las llamas.”[2]

Así, el estado de Ruth, en vez de mejorar, fue cada vez a peor, y más teniendo en cuenta que desde niña ya había tenido varios problemas de salud que requirieron largas medicaciones y tratamientos. Sin embargo, ningún médico tuvo en cuenta sus antecedentes y su condición de persona enfermiza. No le preguntaban por su historial médico, ni por su estado físico o anímico; ni siquiera le preguntaban qué otros medicamentos estaba tomando, recetados por otros especialistas. Simplemente le daban más y más fármacos. Entretanto, el dolor había ido creciendo y tuvo que acudir a una clínica del dolor y tomar más sustancias para paliarlo.

Sus padres observaron cómo esos múltiples fármacos resultaban del todo ineficaces y la dejaban en una situación lamentable, hasta el punto de parecer una persona drogadicta. En marzo de 1992, a causa de su frágil salud y sus constantes dolores indeterminados fue ingresada en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona para someterse a muchas y pesadas pruebas, sin que realmente le llegaran a encontrar nada. Ninguna pista sólida sobre lo que le estaba pasando, más allá del cajón de sastre llamado SIDA. Finalmente, su resistencia se derrumbó y acabó falleciendo el 18 de abril de 1992.

Gallo
El Dr. Robert Gallo

El test ELISA fue el primer test autorizado de detección del VIH y resultó letal para miles o millones de personas. Para irnos situando, hay que remarcar que ya en origen este test no fue diseñado para verificar la infección por VIH. Según afirma Lluís Botinas en su imprescindible libro Desmontar el SIDA, en 1985 se aprobaron los tests de SIDA tipo ELISA –diseñados por el doctor Robert Gallo– únicamente a fin de efectuar un cribado (screening) de las muestras de sangre y destruir aquellas que resultasen positivas. En las directrices del CDC[3] se dejó por escrito que “queda por ver cuál es el significado de dar positivo a dichos tests”. Por lo tanto, las pruebas ELISA no fueron aprobadas para diagnosticar infección por VIH. No fue hasta dos años más tarde en que el CDC instituyó oficialmente que el positivo se debía interpretar como “infección por VIH”.

En la práctica, un resultado positivo hacía entrar a las personas en una espiral de miedo o pavor, secundado por la inevitable caída a los infiernos en forma de innumerables pruebas y tratamientos agresivos. La alarma social fue en aumento, pues la epidemia parecía que podía extenderse a todo el mundo, incluso a amplios sectores de población respetable. Entonces, ya en 1987, se incorporó un segundo test de confirmación llamado WB (Western Blot), que ejercía de filtro más estricto y restringía los positivos, sobre todo los originados por las habituales donaciones de sangre[4]. Desgraciadamente, en el caso de Ruth la aplicación del WB reafirmó  el positivo.

Para que se hagan una idea de la monstruosidad y criminalidad de la paranoia SIDA, cito a continuación la explicación de Botinas sobre las características de estos tests, cuya base científica y fiabilidad están por los suelos:

“Cabe señalar que las propias compañías que fabrican los tests aseguran en los prospectos que “no están concebidos para diagnosticar infección por VIH”. Incluso se afirma que los casos de positivo de WB “deberían ser seguidos por tests adicionales” (¡y se supone que el WB es el test de confirmación!)[5]. Pero hay más: se ha documentado que existen al menos 68 factores que pueden dar positivo en los tests [desde simples resfriados a vacunaciones], y para agravar más la cuestión, los tests pueden interpretarse según los países, e incluso en un mismo test el fabricante propone varios criterios de interpretación. Y para colmo, resulta que las diez proteínas atribuidas al supuesto VIH son todas proteínas humanas. Luego los anticuerpos detectados por estos tests son en realidad auto-anticuerpos que todos tenemos en nuestro interior, por lo que cualquiera daría positivo en los tests si el establishment del SIDA no hubiese introducido un truco: diluir la muestra de suero que se sometía al test (400 veces en el ELISA y 50 en el WB), con lo cual sólo las personas con muchos anticuerpos darían positivo. […] Y tampoco debe extrañar que ocurra otro hecho que los oficialistas esconden: la serorreversión; esto es, que personas que han dado positivo, luego den negativo en un test posterior, lo cual es un problema gravísimo para el estamento oficial. Por ello, el protocolo de las autoridades sanitarias es realizar una única vez los tests del SIDA.”[6]

Botinas
Lluís Botinas

Como dice Botinas, “la principal práctica de riesgo en el tema del SIDA es hacerse un test”. De este modo, personas perfectamente sanas pueden dar positivo al test y personas enfermas o con una cierta inmunodeficiencia pueden dar negativo. De hecho, los inmunodeficientes de verdad jamás dan positivo en los tests ya que son incapaces de generar la cantidad de anticuerpos precisa para hacer saltar la trampa del positivo. Esto por no citar despropósitos tan grandes como que la misma sangre analizada puede dar resultados distintos en laboratorios diferentes o en momentos diferidos, o que –según la exigencia de los criterios técnicos de cada país– en un estado se puede ser seropositivo y en otro no[7]. En realidad, no hay un estándar ni nacional ni internacional único; más bien estamos ante una macabra ruleta rusa.

Visto lo visto, para Lluís Botinas, aparte de la falta de prueba científica fehaciente de la existencia del VIH, los tests –por sí solos– son una auténtica chapuza. En su opinión, las personas sanas que han dado positivo en el test no deberían ser objeto de ningún seguimiento, prueba o tratamiento; simplemente han de salir del montaje del SIDA. En cuanto a las personas clasificadas como seropositivas que sí padecen algún trastorno de salud, ya sea por infecciones, intoxicaciones, malos hábitos de vida u otras causas, deben ser tratadas mediante medicina convencional o alternativa, pero en todo caso al margen del sistema SIDA para evitar el envenenamiento.

AZT_Sigma
Etiquetado inconfundible del AZT cuando era fabricado por Sigma

En suma, Ruth no murió de SIDA. Murió machacada al caer en el engranaje urdido por el sistema. Fue envenenada brutalmente, como tantas y tantas personas sometidas al miedo y a la terrible tortura de los fármacos tóxicos. Actualmente, aún siguen falleciendo muchos hombres y mujeres cuya carga retroviral –un extraño marcador bio-tecnológico medido con una técnica llamada PCR– es prácticamente nula, lo cual indica a las claras que no han muerto de “SIDA” sino de los tratamientos farmacológicos. A este respecto, es evidente que hay un gran negocio detrás de la industria farmacéutica (que inventa o potencia enfermedades y sus “remedios”), pero de verdad no creo que lo hagan por el dinero, porque el dinero ya lo tienen de un modo u otro. Lo hacen por la necesidad (¿y deseo?) de meter miedo, amenazar, controlar y matar masivamente.

¿Y qué dicen los médicos a todo esto? La gran mayoría calla y acepta lo que viene de arriba. No lo cuestiona –por convicción, por miedo, por ignorancia o por comodidad– pues en ello les va el sueldo y su carrera profesional. Así pues, como mínimo hay negligencia y pasividad, pero en las altas esferas políticas y sanitarias hay responsabilidad máxima porque desde allí se ha perpetrado intencionadamente el crimen. No obstante, existen médicos que ven lo que hay y no callan, aun con las consecuencias que ello les pueda acarrear. El doctor en medicina Robert G. Murray, dijo lo siguiente –con una claridad meridiana– con respecto al tratamiento del SIDA:

“Si accidental­mente uno ingiere un veneno, la muerte es un accidente. Si se hace a propósito, es un suicidio. Si uno envenena a otro a propósito es un asesinato, a no ser que lo ordene un tribunal, en cuyo caso es ejecución. ¿Cómo se llama a esta clase de envenenamiento prescrito por el médico y voluntariamente tomado por un paciente asustado y desinformado? Al ser prescrito, no es un accidente. Como el paciente no desea morir, no es suicidio. Luego, a menos que un tribunal lo haya ordenado, estas muertes me parecen asesinatos. Todo médico debe saber que estos fármacos son, con toda evidencia, vene­nos mortales; el médico que no comprenda esto es incompe­tente o negligente.”[8]

Así pues, hay que llamar a las cosas por su nombre. Estamos ante una estrategia de asesinato masivo planificado, respaldado y ejecutado por las autoridades políticas y sanitarias de ámbito nacional e internacional a partir de órdenes superiores. No creo que haya mucho más que añadir.

Desde aquí deseo trasladar mi más sincero reconocimiento y admiración por Carmen, que no quiso bajar los brazos y resignarse a la frustración, y que junto con su marido Carlos buscó respuestas donde todo era confusión. Espero que vuestro afán no quede en vía muerta y que el ejemplo de Ruth sirva para que cada vez más personas conozcan la tétrica realidad subyacente en el moderno sistema sanitario universal, esa “gran conquista y derecho ciudadano” que proclaman los políticos.

Para concluir, adjunto un breve vídeo –lleno de sensibilidad pero también de contundencia– de la periodista independiente Alish sobre el caso de Ruth, a partir del citado libro. Para los que deseen profundizar más, en la misma página web de Alish se puede hallar el vídeo íntegro de la presentación del libro en Plural-21, con la participación de la autora, junto con Alish, el editor Josep M.ª Orteu (ediciones La Tempestad) y el propio Lluís Botinas.

© Xavier Bartlett 2018

Nota: Para todos aquellos que sólo conozcan los postulados de la versión oficial, les animo a que por lo menos contrasten la mucha información alternativa o disidente que puede hallarse en Internet, a fin de hacerse un juicio equilibrado. Recomiendo empezar por el documental House of Numbers, de Brett Leung, disponible en youtube (https://www.youtube.com/watch?v=l6F9edZLUwA)


[1] La crítica y oposición científica a la versión oficial SIDA se divide en dos tendencias: los que creen que el VIH existe pero que no es causante de la enfermedad SIDA y los que no reconocen el trabajo de los doctores Gallo y Montagnier, como el llamado Grupo de Perth, comunidad científica creada en los años 80 en Perth (Australia) en torno a la biofísica Eleni Papadopulos-Eleopulos. Este colectivo de profesionales afirma que no se han presentado pruebas indiscutibles de que se haya aislado el VIH, y por tanto todo el edificio se desmorona. Botinas va más allá y cree que ni siquiera la etiqueta de SIDA es válida, pues en su opinión se trata de un conjunto de enfermedades ya conocidas que han sido “rebautizadas”.

[2] Citado en BOTINAS, L. Desmontar el SIDA. Cauac Editorial Nativa. Barcelona, 2011. p. 146.

[3] Centers for Desease Control (Centros para el control de las enfermedades). Se trata de un organismo de defensa de la salud pública de EE UU, con carácter militar.

[4] Véase que reconocer un gran porcentaje de sangre “contaminada” por el VIH hubiese hundido las donaciones de sangre válidas, lo que era un peligro muy grave para las autoridades sanitarias.

[5] De todo ello deduzco que las compañías que fabrican los tests, llegado el caso extremo de afrontar acusaciones penales, no quieren verse sometidas a la acción de la Justicia y acuden a la letra pequeña para salvar su honorabilidad y profesionalidad.

[6] Texto extraído de la entrevista a Lluís Botinas, publicada en la revista Dogmacero, n.º 4 (2013).

[7] A este respecto, se dio un caso aberrante en España hace ya años. Una pareja de Málaga acababa de tener un bebé, que fue sometido al test de SIDA, dando positivo. Los padres quedaron totalmente aterrados al no entender cómo se había podido infectar el niño, y en pruebas posteriores tanto la madre como el padre dieron negativo a las pruebas, lo cual aumentó su angustia y perplejidad. Informados extraoficialmente sobre la baja fiabilidad de las pruebas, fueron a hacer el mismo test al niño en Gibraltar, que dio negativo. La pareja acudió contenta al hospital de Málaga para mostrar dicho resultado, pero allí les dijeron que ese test no tenía ninguna validez por haberse realizado fuera del territorio nacional. Muchos padres han sido perseguidos por las autoridades por no querer administrar el tratamiento habitual a los niños, en contra de su opinión.

[8] Citado en: GARCÍA BLANCA, J. El rapto de Higea. Mecanismos de poder en el terreno de la salud y la enfermedad. Virus editorial. Barcelona, 2009.

Anuncios

14 respuestas a “ELISA mató a Ruth

  1. Como puede perdurar una mentira tanto tiempo? Recuerdo a mi amigo de la infancia Javi Ruiz de Arcaute …que en esos años al igual que Ruth…se suicidó tras ser diagnosticado….que pena tan grande! Un abrazo Xavier.

    1. Apreciado Ismael

      Muy triste lo que comentas. En este caso, el miedo hizo todo el trabajo, no hizo falta recurrir al veneno. En cuanto a la mentira generalizada, éste es el mundo real en que vivimos y no la fachada que nos venden a todas horas. La mentira persiste porque es la base del sistema, y funciona a través del interés y del miedo, mientras que a la población se le lava el cerebro a conciencia. Mira, yo podría entender que se equivocaron con el virus, con identificar por error una nueva enfermedad… pero lo que no puedo admitir es que se dedicaran a “curar” la enfermedad con productos tóxicos mortales, Esto lo sabían, lo sabe todo el mundo del ámbito científico, no hay excusa. Es un asesinato, un genocidio intencionado de millones de personas en todo el mundo. Es el mal absoluto.

      Saludos,
      X.

  2. Hola cielo. El VIH es imposible que exista si éste no es el causante de esa inmunodeficiencia. Ese, es un doble dato, con dos informaciones paralelas y contradictorias que ha entorpecido mucho la comprensión de este embrollo. así que el VIH no existe, punto. Nada más que añadir. El mismo Luc Montagnier, declara de manera muy discreta, que NO SE HA AISLADO AL RETROVIRUS: Minuto 16: 37, Luc Montagnier : NO disponemos de una EVIDENCIA CIENTÍFICA, solo hay un muestrario de argumentos. Permítanme un símil, “tenemos un culpable al que NO HEMOS VISTO ASESINAR A SU VÍCTIMA, no le han pillado in fraganti, pero existen pruebas en su contra, manchas de sangre o lo que sea, y se le lleva a juicio” https://www.youtube.com/watch?v=l5ZWaP93JgE

  3. ” declara indirectamente/ un pre-aislamiento latente/ como lo único real/ de la supuesta entidad” son los otros versos que hablan de Montagnier en nuestra canción.

    1. Gracias Ania

      Sí, ya conocía esa “bajada de pantalones” de Montagnier. En cambio, Gallo -y otros- no se han retractado nunca. Montagnier, al menos, debe tener aún un resquicio de conciencia. La verdad está ahí fuera y cada vez va llegando a más gente, pero entre los criminales nadie quiere ser la cabeza de turco, empezando por Montagnier.

      Saludos

      1. Y pensar que en su día, cuando yo decía que con la vacuna del papiloma, lo del fraude este del sida, y demás, querían matar gente, hubo quien me respondió, que eso es mucho hablar, que querrían HACER CAJA con el medicamento, la vacuna, el veneno… y ya está. La ingenuidad humana, como su maldad ( o la maldad de los arcontes) NO TIENE LÍMITES. Yo siempre, siempre, pensé como tú, que no se trata solamente de “hacer caja”… He empezado el libro “Las mariposas vuelan libres”…. a ver qué me aclara… Besazos.

  4. Estremecedor articulo que encaja a la perfeccion,como un guante a una mano,con el expuesto en “La otra cara del pasado ” ,sobre las conspiraciones.
    Actualmente acudir a un medico o a cualquier titulado universitario,se ha convertido en un acto de alto riesgo,una especie de loteria,que dependiendo de quien sea el experto que intenta dar soluccion a un problema,el resultado final puede variar como del dia a la noche o como de la vida a la muerte,independientemente de unos conocimientos comunes,adquiridos en sus etapas formativas.
    Claro,cuando la estupidez,alcanza un maximo de expansion en las fases decisivas para la toma de conciencia,se llega a resultados como los expuestos en el articulo.
    Personalmente,creo saber como el mal mentido del “sida”, analogo de “las vacas locas”,
    analogo del “aceite de colza” etc.,etc. al igual que otras muchas enfermedades infecciosas,peligrosas y terminales,penetra y contamina un cuerpo sano.
    Las vias de entrada son diversas,comunes entre si y se complementan unas a otras,las mas conocidas son: la arrogancia,la estupidez,la ignorancia,la mentira,la envidia,la traicion,la soberbia,la avaricia,la inmoralidad,la hipocresia,la codicia,la cobardia,
    el odio,el cinismo,el egoismo,etc.,etc.
    A pesar de la gravedad de lo expuesto,existen antidotos tremendamente eficaces,con capacidad suficiente para erradicar todas estas infecciones que atacan nuestro sistema inmunitario como por ejemplo:la honestidad,la decencia,la responsabilidad,la valentia,la generosidad,la compasion,la empatia,la justicia,la lealtad,la sinceridad,la dignidad,el sacrificio,el intelecto,el compromiso,el respeto,etc.etc.
    Creo poder afirmar,que si se usan mas amenudo y en dosis suficientes estos antidotos,los engañosos males fisicos que atacan al ser humano,serian casi ridiculos e inoperantes.
    Y esto,amigo mio,es una base necesaria e imprescindible,tanto para elaborar un farmaco que nos ayude y proteja,como para fabricar una bicicleta,un taladro,escribir un libro,componer musica,dirigir una pelicula,educar a nuestra juventud,etc.,etc.
    Las altas esferas de poder tienen la via de entrada a estos males, completamente abiertas a la infeccion y carecen de voluntad para obrar con correccion y en consecuencia y quienes poseen la voluntad,el conocimiento y la inteligencia,no tienen el poder.
    Y asi siguiendo eslabon a eslabon de esta cadena de sucesos,llegamos al elemento mas importante de toda esta lacra de males y mentiras,”el homo imbecilis”,base,apoyo e ignorante inductor,de toda actividad deshonesta.
    Curiosamente, a pesar de que todo esto suena como muy etereo,vaporoso e idealista,
    es perfectamente factible alcanzar una soluccion por metodos puramente mecanicistas,
    y,o,administrativos.
    No se puede ejercer la medicina,ni farmacologia,ni investigacion,ni ninguna actividad cientifica,si se carece de un espiritu etico,moral,altruista,generoso y honesto,descubrir estas cualidades personales,que tienen que estar presentes para ejercer cualquier actividad de responsabilidad publica,no son dificil de determinar,ni de legislar ni de implantar.
    La ecuacion es facil, ” yo quiero conducir un camion,quiero sacar el carnet,pero tambien soy alcoholico y drogadicto,resultado = ni voy a tener el carnet,ni voy a conducir un camion.”
    ” Yo quiero ser medico,quiero ir a la facultad,pero no tengo etica,ni moral,ni honestidad,
    resultado = ni voy a ir a la universidad,ni voy a ser medico.
    Le aseguro a ud. que en un par de decadas los resultados de investigacion,aplicacion e implementacion de medidas practicas y eficaces,dan un giro radical con respeto a las actuales.

    Gracias por su trabajo.Un saludo.

    1. Amigo Alarico,

      Muchas gracias una vez más por el jugoso comentario, que es un pequeño artículo en sí mismo. Comparto ese punto de vista y no creo que sea preciso añadir mucho más. Es obvio que si quienes gobiernan el mundo son unos canallas, no se puede esperar gran cosa, en ningún ámbito de la vida ni de la ciencia.

      Ahora bien, como ya he dicho varias veces, resulta muy fácil culpar a todos los que están en la cima de la pirámide… ¿pero… y los que están debajo? ¿Y los que cumplen órdenes y saben que están actuando mal? Yo no me explico cómo los especialistas, sabiendo que la mayoría de los fármacos nos embrutecen, nos dañan o nos matan siguen las consignas del sistema como si tal cosa. ¿Tan grande es el miedo o el interés? En efecto, falta valor, integridad, honestidad, coherencia, quizá vergüenza. Y dicho sea con mi máxima admiración con los pocos médicos y científicos que plantan cara. Algunos, como el Dr. Moulden (máximo opositor a las vacunas), lo han pagado con su vida…

      Saludos

  5. ATENCIÓN. Comunicado de una mujer llamada María Olivares: “Hoy me han dejado de piedra. Josep Pàmies daba una charla en Coín el viernes y llamo y me dicen en Coín que lamentablemente se ha tenido que suspender porque la policía se ha personado en el lugar con una orden judicial y ha dicho que se atengan a las consecuencias si se lleva a cabo la charla porque seríamos acusados, los que pensábamos ir, de delito de rebelión. La charla era sobre las plantas y sus poderes curativos, pero la justicia, la policía y la fiscalía nos habrían acusado de rebelión a los asistentes y por supuesto al que pensaba ceder el local.

    Estamos ante una dictadura, te encierran o te imponen una multa grave por asistir a una charla sobre las propiedades de unas plantas, pero no encierran a los altos cargos, algunos relacionados con estas imposiciones, por violar a un menor? se considera que es consentido. Esto que es? Alguien se cree libre? Alguien se cree que está en un país democrático? Hablan de que Franco que era un dictador. Esto es coartar mi libertad de decidir qué me tomo. Pero las feminazis están todos los días agrediendo a la población con sus amenazas y
    y no pasa nada.

    La idea es que debes ir muriendo con los medicamentos de la industria farmaceutica y si te resistes a morir te encierran o te multan. Se prohibe ir a una charla sobre plantas, pero no se prohibe que te envenenen en los supermercados con el Glifosato, ni con el Glutamato monosódico, ni con las vacunas sobre el resfriado de las que se han inventado que los mayores de 65 están en riesgo y se la tienen que poner. Los mayores de 65 son un coste para la sociedad, así como los enfermos, de ahí la obligación de que se las pongan

    La pregunta es: Hasta cuando vamos a tolerar esto?,”

    1. Gracias Ania

      No me sorprende lo que explicas. La verdad es que Pàmies está en el punto de mira desde hace tiempo, y si te fijas un poco ahora se ha endurecido al máximo la cruzada contra las medicinas y terapias alternativas, incluso las que estaban medio aceptadas como la homepatía, la acupuntura, etc. En efecto, el objetivo es meter a todo el mundo bajo el imperio sanitario oficial-farmacológico. En cuanto a lo que dices sobre la libertad, la democracia… en fin no sé si algún día de estos la gente verá de una vez la cara del Monstruo, y tal vez empiecen a replantear sus vidas… Dictadura me parece una palabra muy suave para describir el estado de sometimiento de la Humanidad.

      Saludos

      PD. ¿Lo de delito de rebelión iba en serio? Porque entonces lo de la rebelión de Cataluña y sus políticos es descacharrante…

      1. Sí cariño, es lo que dice María Olivares, una mujer con perfil en facebook, y eso lo compartió rafapal en su muro… Hoy he llamado a la Dulce Revolución para apuntar el número de cuenta de Pamies y así donar dinero para defenderle, ya que vi la publicación de su cuenta anoche, pero como era muy tarde apagué…Me dicen que le exige, la administración, 600.000 euros por un lado, y 90.000 por otro… aunque eso no debería poder llevarse a trámite, ya que es, literalmente, despojar a una persona de todos sus bienes, o sea, quitarle todo lo que tiene…. A ver si la sociedad va despertando y que no se enamore de VOX, ya que es más de lo mismo ( en su programa se incluye la vacunación OBLIGATORIA).

  6. tengo pruevas contundentes que demuestran el fraude para todo lo que tiene ver con los test retrovirales y reactivos segun los resultados que ellos emiten, en mi face e publicado casi todo. estoy en face judicial demanda a la dra que manejo mi caso por el informe medico que ella emitio al respecto,

    1. Muchas gracias por su testimonio, Carlos

      En la otra entrada “25 cuestiones clave sobre el SIDA” ya expongo con detalle el despropósito de tales tests, según criterios científicos. Que tenga suerte con la demanda.

      Saludos

Responder a Alarico Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s