¡Atención! ¡Emergencia informativa!

agw_faultAhora mismo estamos entrando ya en la fase de “¡Que viene el Apocalipsis!” que nuestros amigos globalistas nos tenían bien preparada. Con muy poco disimulo, todos los medios de comunicación y los políticos nos desbordan e intoxican las 24 horas del día con el estado desastroso de las cosas en nuestro mundo. Así, la Unión Europea acaba de declarar a bombo y platillo que estamos ya en plena “emergencia climática”, a la que deberíamos sumar la “emergencia feminista” de la violencia de género, la “emergencia (in)migrante”, la “emergencia vegano-animalista”, la “emergencia terrorista” y otras varias emergencias globales, como la necesidad de acabar con todo aquello que suene a liberal (término que viene de libre, o sea, libertad). Por supuesto, sólo nosotros somos los culpables y, para evitar lo peor, vamos a tener que tragar con todo lo que nos echen, por el bien del planeta, y da igual lo que ustedes piensen porque no pintan nada en este entierro, incluido el momento en que tiran el papelito a la papelera (perdón, quise decir “en que votan”).  

Pero detrás de las palabras grandilocuentes no hay más que una mezquina colección de manipulaciones, falsedades y burdas mentiras para acabar con lo poco que nos queda de libertad y de paso practicar una política eugenésica que nos llevará a la deseada “transhumanidad” y a la eliminación de tanta gente sobre este planeta (¡qué molestos son esos humanos!). Y luego se pondrán a hablar de salvar al planeta mientras sus esbirros se dedican a quemar las grandes masas forestales de todo el mundo para que no veamos la verdad del reverdecimiento de los ecosistemas gracias al dióxido de carbono.

Frente a todo esto, y aunque me había propuesto aparcar durante una temporada el tema climático, deseo proclamar mi propia “emergencia informativa” para que el gran público empiece a tener conocimiento de las cosas y sobre todo de qué clase de individuos son los que mandan en este planeta. Por este motivo, incluyo a continuación un amplio extracto de una entrevista realizada por el periodista francés Grégoire Canlorbe al prestigioso científico de origen húngaro István Markó, recientemente fallecido, que fue profesor de química orgánica en la Universidad de Lovaina (Bélgica), y en la que se tocan todos los puntos calientes de la bazofia del calentamiento global.

Greta_Thunberg
La cara inocente y amable de la mentira

En fin, como ya he dejado claro en los últimos años, ni los políticos ni sus sicarios –los científicos oficialistas del IPCC y los periodistas del régimen­– tienen la más mínima credibilidad en términos científicos, pues no es que se hayan equivocado, es que han mentido y tergiversado a sabiendas de que lo hacían, e incluso se han estrellado contra los tribunales (como el reciente caso de M. Mann). Por tanto, no escuchen a ningún señor Sánchez ni a otros rimbombantes presidentes, ni mucho menos a personajes como la niña Greta y su corte de voceros y mariachis, cuyo conocimiento científico está bajo cero. Como ya he dicho repetidamente, no pretendo vender verdades, pero al menos proporciono información alternativa y animo a todo el mundo a que busque más datos y fuentes, contraste y luego saque sus conclusiones. Esa es la libertad del verdadero espíritu científico y no la infumable religión ecologista y dogmática que nos han impuesto.

Por último, creo que vale la pena leer esta entrevista porque Markó, desde su conocimiento profesional, destapa la tremenda contaminación que existe en este asunto y que no tiene nada que ver con gases ni emisiones, sino con la conquista de la mente colectiva a partir de ideologías perversas y totalitarias mediante las mismas técnicas de propaganda que tan bien usaron los nazis en su momento. En este sentido, Markó es muy directo y aporta los oportunos datos objetivos que desmontan toda la histeria climática para dejar al emperador desnudo: detrás de todo el discurso no hay más que manipulación ideológica pura y dura. Me quedo con esta cita lapidaria: “Quiero decir que creo en la posibilidad de conocer objetivamente la realidad por medio de la ciencia. Creo que hay verdad y falsedad, que la ciencia permite que nosotros distingamos entre las dos, y que la verdad debe ser conocida; que el conocimiento científico debe ser colocado en las manos de la población.” Esta es la diferencia entre La Secta, por ejemplo, y la ciencia honesta.

Nota: Para los que deseen ponerse en antecedentes, he publicado aquí muchos artículos sobre este tema, pero recomendaría uno en particular sobre el ecofascismo.

Entrevista con István Markó

Grégoire Canlorbe: El activismo climático es considerado como el Caballo de Troya del Marxismo, una forma para que sus seguidores sigan adelante con su rostro enmascarado, en la interminable guerra santa que el Marxismo afirma que será necesaria para establecer el totalitarismo comunista. Sin embargo, fue realmente Margaret Thatcher, la musa del libertarismo conservador, quien le dio la partida al IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change). ¿Cómo le encuentra sentido a esto?

István Markó: Más precisamente, Margaret Thatcher, aunque era una química entrenada y por lo tanto consciente del carácter mendaz de tal acusación sobre el Dióxido de Carbono (CO2), fue la primera proponente que usó la excusa de las implicaciones climáticas planteadas por el CO2 para conseguir sus fines políticos. En ese entonces, es decir, a mediados de los años 80, Thatcher estaba emprendiendo la guerra contra el todopoderoso sindicato del carbón.

Istvan_Marko
El profesor István Markó

En aquellos días los sindicatos del carbón del Reino Unido se estaban remunerando a sí mismos con sumas públicas, y, haciendo lobby por medio del Partido Laborista, habían logrado que se aprobara un enorme número de leyes y subvenciones para mantener a flote a una industria que ya no era rentable por sí misma. Mientras enfrentaba una huelga de los mineros británicos, presididos por Arthur Scargill (apodado “Arthur el Rojo”), quien más tarde fundaría y lideraría el Partido Laborista Socialista, Thatcher pensó que valía la pena sacralizar la tesis del calentamiento vinculado a emisiones de CO2 para terminar con los sindicalistas que tenían como rehén a su país.

Pero ella no fue realmente la iniciadora del IPCC. Su comienzo vino más de personalidades que estaban involucradas en el ecologismo duro, como la noruega Harlem Gro Brundtland, quien presidió la Comisión de Naciones Unidas responsable del famoso informe de 1987 “Nuestro Futuro Común”, o el canadiense Maurice Strong, que está entre los miembros fundadores del IPCC. La creencia en un catastrófico efecto invernadero debido a emisiones de CO2 proporcionó a Thatcher un recurso adicional, en su disputa con el sindicato, para establecer que el Reino Unido abandonara el carbón y se cambiase a la energía nuclear. Aquélla era una creencia que ella sabía que era infundada, pero que en gran parte ayudó a atrincherar y popularizar. Uno puede, es verdad, deplorar la estrategia de Thatcher basada en una perversión de la ciencia. Pero está el hecho de que, en ese entonces, las industrias de generación de energía eléctrica, principalmente la del carbón, no lo hacían en condiciones muy limpias.

Incluso aunque el CO2 no tenga absolutamente nada que ver con un veneno, existía entonces una verdadera contaminación asociada con la quema de carbón debido a una carencia de tecnología moderna de control de emisiones. En efecto, la combustión de carbón no sólo produce emisiones inofensivas de CO2, sino que conjuntamente tiene asociados desechos sulfurosos y nitrogenados, produce emisiones de SO2 (dióxido de azufre), de SO3 (trióxido de azufre), de NOx (óxidos nítricos), expulsa partículas finas, y deja cenizas nominalmente radiactivas (a pesar de que la evidencia epidemiológica y los datos para cualquier daño de salud serio son todavía muy polémicos y difíciles de obtener).

Desde los años 80, sin embargo, el tratamiento de la contaminación industrial ha evolucionado. Hoy una planta de generación de alimentación eléctrica que usa el carbón como una materia prima ahora produce muy poca contaminación del medioambiente.

Canlorbe: Una persona sensible a los encantos pastoriles, según usted, enamorada de los verdores y variados campos de pasto, sólo puede celebrar el aumento de la concentración de dióxido de carbono en el aire. ¿Podría usted referirse de nuevo a la necesidad de dejar de demonizar al CO2 como un “gas satánico” en vista de los datos objetivos de la química?

István Markó: Repitamos: el CO2 no es, y nunca ha sido, un veneno[1]. Cada una de nuestras exhalaciones, cada uno de nuestros alientos, emite una cantidad astronómica de CO2 proporcionado al que hay en la atmósfera (unas 40.000 ppm); y está muy claro que el aire que expiramos no mata a nadie que esté frente a nosotros.

Lo que debe ser entendido, además, es que el CO2 es el alimento elemental de las plantas. Sin CO2 no habría plantas, y sin plantas no habría oxígeno y por lo tanto no habría humanos. La ecuación es tan simple como eso. Las plantas necesitan CO2, agua y luz diurna. Éstos son los mecanismos de la fotosíntesis, para generar los azúcares que los proveerán de alimento básico y componentes básicos. Ese hecho fundamental de la botánica es uno de los motivos primarios de por qué alguien que esté sinceramente comprometido con la preservación del “mundo natural” debería abstenerse de demonizar al CO2.

forests_hillsides
Los ecosistemas prosperan gracias al repunte del dióxido de carbono (ese gas tan abominable…)

Durante los últimos 30 años ha habido un incremento gradual del nivel de CO2. Pero lo que también se observa es que, a pesar de la deforestación, la vegetación del planeta ha crecido en aproximadamente un 20%. Esta expansión de la vegetación en el planeta, los amantes de la Naturaleza en gran parte la deben al aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera. Si estudiamos, sin embargo, lo que ha estado ocurriendo en el nivel geológico durante varios millones de años, comprendemos que el período actual se caracteriza por un nivel extraordinariamente bajo de CO2. Durante el Jurásico, el Triásico, etcétera, el nivel de CO2 se elevó a veces a valores del orden de 7.000, 8.000 ó 9.000 ppm, lo que excede considerablemente las ínfimas 400 ppm que tenemos hoy. No sólo existió la vida en aquellos remotos tiempos cuando el CO2 estaba tan presente en grandes concentraciones en la atmósfera, sino que plantas como los helechos comúnmente alcanzaban alturas de 25 metros.

Recíprocamente, lejos de beneficiar a la actual vegetación, la reducción de la presencia de CO2 en la atmósfera probablemente comprometería la salud, e incluso la supervivencia, de numerosas plantas. Una caída por debajo del umbral de 280 ó 240 ppm conduciría claramente a la extinción de una gran variedad de nuestras especies vegetales. Además, nuestra implacable cruzada para reducir el CO2 podría ser más dañina para la Naturaleza dado que las plantas no son los únicos organismos que basan su nutrición en el CO2.

Las especies del fitoplancton (vegetales microscópicos del ambiente acuático que alimentan a los animales que viven en el agua) también se alimentan de CO2, usando el carbono del CO2 como un componente básico y liberando oxígeno. A propósito, vale la pena recordar que el 70% del oxígeno presente hoy en la atmósfera viene del fitoplancton, no de los árboles. Contrariamente a la creencia común, no son los bosques sino los océanos los que constituyen los “pulmones” de la Tierra.

En cuanto al supuesto vínculo que existiría entre calentamiento global y emisiones de CO2, simplemente no es verdadero que el CO2 tenga un importante efecto invernadero. Vale la pena recordar aquí también, que el CO2 es un gas menor. Hoy él representa sólo el 0,04% de la composición del aire, y a su efecto invernadero se le atribuye el valor de 1. El mayor gas de efecto invernadero en la atmósfera es el vapor de agua, que es diez veces más potente que el CO2 en ese efecto. El vapor de agua está presente en una proporción del 2% en la atmósfera.

Aquellos hechos son, en principio, enseñados en la escuela y en la universidad, pero uno todavía logra incriminar al CO2 junto a este aprendizaje, al hacer uso de un truco sucio que presenta el efecto calentador del CO2 como menor pero exacerbado por los otros efectos invernaderos, por medio de bucles de realimentación (feedback loops, circuitos que mediante auto-ajustes mantienen estable el sistema).

Canlorbe: Muchas teorías que afirman ser científicas equivalen a una elaboración, más o menos rigurosa desde el punto de vista lógico, y más o menos sólida desde el punto de vista experimental, destinada a justificar algunos sentimientos intrínsecamente encontrados en aquellas mismas teorías. Además, para la gente que se deja influir más bien por sus sentimientos que por argumentos, el poder persuasivo de una teoría vendrá esencialmente de los sentimientos que ella expresa, y no del barniz lógico-experimental que los cubre. Más allá de intereses políticos, ¿cuáles son entonces los sentimientos que inspiran la tesis del calentamiento global antropogénico y que la hacen tan atractiva?

István Markó: Como científico, naturalmente espero que yo pueda lograr restringirme al campo de lo que Vilfredo Pareto solía llamar el método lógico-experimental, y que no me deje influir, sin mi conocimiento, por sentimientos que interfieren con la seriedad de mis teorías y la validez de mis experimentaciones. Pero mis sentimientos muy ciertamente están en juego cuando examino el discurso del militante acerca de la tesis del calentamiento antropogénico y la extraña influencia que ella ejerce en los gobiernos y la opinión pública. Para comenzar, yo creo en la ciencia.

Quiero decir que creo en la posibilidad de conocer objetivamente la realidad por medio de la ciencia. Creo que hay verdad y falsedad, que la ciencia permite que nosotros distingamos entre las dos, y que la verdad debe ser conocida; que el conocimiento científico debe ser colocado en las manos de la población. También creo en la libertad. Creo que cada hombre tiene derecho a conducir su vida y manejar sus bienes como le parezca, que él es el único poseedor de sí mismo, y que el control socioeconómico estatista es tan moralmente reprensible como dañino en sus consecuencias sociales, económicas y medioambientales.

climate_change_conference
Las cumbres climáticas son mera propaganda y desinformación

Noto dos cosas que me inquietan: en primer lugar, la población está cada vez más mal informada científicamente. En segundo lugar, los medios de comunicación y los gobiernos aprovechan eso para propagar una teoría que es dudosa, a saber, la del calentamiento causado por el hombre, y para promover medidas coercitivas en su nombre Pocas personas se toman el tiempo para conseguir información vital sobre la actual huella de CO2, y pocas personas más, generalmente están todavía interesadas en la ciencia.

Lamento profundamente que nuestras sociedades occidentales hayan tenido éxito en cultivar tal desconfianza de la ciencia, tal renuencia a tener confianza en la capacidad de ella para conocer el mundo objetivamente y para transformarlo positivamente. La teoría del calentamiento antropogénico afirma ser científica; pero si la gente acepta esa teoría, si ellos sostienen que es verdadera, aquello claramente no es de interés para la ciencia. Una teoría tan frágil, en vista de los hechos del CO2 que le he presentado, nunca podría haber sido aceptada por la gente que realmente se preocupa por la ciencia ni por quienes poseen un entendimiento profundo en aquel campo.

En mi opinión, hay dos motivos principales –o si usted prefiere, dos tipos principales de sentimientos– que hacen que la gente se deje seducir tan fácilmente por la teoría del calentamiento provocado por el hombre. En primer lugar, la religión católica está en decadencia en el mundo occidental; y lo que yo llamo ecologismo viene para reemplazarla. En segundo lugar, los occidentales tienen un pronunciado gusto por la auto-flagelación; y la teoría del calentamiento antropogénico proporciona la justificación para aquella tendencia, probablemente anclada en nuestra herencia cristiana. De este modo, por una parte, tenemos sentimientos religiosos, fe en un nuevo sistema de pensamiento, que es el ecologismo; la veneración de una nueva divinidad, que es la benévola y protectora Naturaleza. Por otra parte, tenemos un sentimiento de culpa, expresado en nuestra convicción de que si el clima se calienta es por culpa nuestra, y de que si no limitamos inmediatamente nuestras emisiones de CO2, habremos ensuciado y desfigurado nuestro planeta.

Canlorbe: Los siguientes hechos nos son comúnmente presentados como la prueba de que el planeta se está calentando, y que eso tiene algo que ver con la toxicidad del CO2: en primer lugar, el nivel de mares y océanos aumentaría año tras año, sumergiendo islas enteras, mientras que el nivel de glaciares y capas polares disminuiría. En segundo lugar, las temperaturas registrarían un aumento gradual, mientras que la frecuencia de eventos climáticos extremos y el área afectada por sequías también alcanzarían niveles cada vez más altos. En tercer lugar, el resurgimiento de algunas enfermedades como la del ántrax, en Rusia, seguiría al retorno de bacterias liberadas por el descongelamiento del permafrost en el Norte. ¿Cuál de aquellos hechos comúnmente aceptados juzga usted que tiene justificación?

István Markó: Durante los últimos 12.000 años lo que hemos presenciado es una oscilación entre períodos cálidos y fríos, períodos con aumento y declinación de los niveles del mar. Indiscutiblemente, los niveles del océano y de los mares han estado creciendo desde el final de la Pequeña Época Glacial que ocurrió aproximadamente desde comienzos del siglo XIV hasta el final del siglo XIX. Al final de aquel período, las temperaturas globales comenzaron a elevarse.

grafica_agw
Los estudios imparciales muestran que el clima nunca ha sido “estable”

Con eso presente, el aumento registrado es de 0,8 grados Celsius y aquello no es, por lo tanto, nada extraordinario. Si la temperatura sube, el agua del océano obviamente se dilata y algunos glaciares retroceden. Eso es algo que los glaciares siempre han hecho, y no es algo específico de nuestro tiempo. Así, en los antiguos tiempos romanos los glaciares eran mucho más pequeños que los que conocemos hoy día. Invito al lector a mirar los documentos que se remontan hasta los días de Aníbal, quien logró cruzar los Alpes con sus elefantes porque él no encontró hielo en su camino hacia Roma (excepto durante una tormenta de nieve justo antes de llegar a la llanura italiana). Hoy, usted ya no podría hacer el viaje de Aníbal. Él pudo ser capaz de tal proeza precisamente porque el clima era más cálido en tiempos romanos.

Los niveles del mar están actualmente en aumento; pero ése es un fenómeno sobrestimado. El aumento registrado es de 1,5 milímetro por año, es decir, 1,5 cm. cada diez años, y no es, por lo tanto, dramático en absoluto. En efecto, resulta realmente que islas enteras son sumergidas; pero en el 99% de los casos aquello es debido a un clásico fenómeno de erosión y no a niveles crecientes del mar. En lo que se refiere a la ciudad italiana de Venecia, el hecho de que se vea enfrentada a desafíos del agua no se debe a ningún aumento del nivel de la laguna, y es sólo la manifestación de la triste realidad de que la “Ciudad de los Dogos” (o Duxes = magistrados y a la vez gobernantes) se está hundiendo bajo su peso en la tierra pantanosa. Nuevamente, los niveles globales del océano están en aumento, pero la amenaza efectivamente representada por aquel fenómeno está lejos de ser tangible. Noto que las islas Tuvalu (en la Polinesia), cuyo hundimiento fue previamente anunciado como inminente, no sólo no han sido sumergidas, sino que han visto su propio nivel de tierra elevarse con respecto al de las aguas alrededor de ellas.

Todavía otro fenómeno que tendemos a exagerar es el “derretimiento” de las capas polares. La cantidad de hielo en el Ártico no ha disminuido durante 10 años: uno bien podría presenciar, de un año a otro, fluctuaciones del nivel del hielo, pero en promedio aquel nivel ha permanecido constante. Justo después de la Pequeña Edad de Hielo, ya que la temperatura subió, el Ártico comenzó a derretirse; pero el nivel de hielo en el Ártico finalmente se asentó. Además, el hielo ha estado expandiéndose en la Antártica durante los últimos 30 años; y de manera similar, observamos en Groenlandia que la cantidad de hielo aumentó en 112 millones de kilómetros cúbicos el año pasado (2016). A una escala global, los glaciares son insignificantes, estando la mayor parte del hielo localizado en la Antártica y en Groenlandia. Uno no puede sino notar un nivel de hielo casi inalterable durante cientos de años.

Existen muchos otros mitos y leyendas con respecto al clima. Desde tormentas a tornados, acontecimientos extremos están ocurriendo por todo el mundo; y cuando ellos ocurren, su nivel es mucho más bajo, también. Como lo ha explicado el físico del MIT Richard Lindzen, la reducción del diferencial de temperaturas entre el hemisferio Norte y la parte ecuatorial de nuestro planeta hace la energía ciclónica mucho más pequeña: la importancia y la frecuencia de acontecimientos extremos, de esa manera, tienden a disminuir. Pero una vez más, el aumento de temperaturas muestra una magnitud considerablemente más baja con respecto a la que actualmente proyectamos.

Si usted mira los datos satelitales y las mediciones de globos sonda, usted entonces nota que el aumento de temperaturas alrededor del mundo es relativamente modesto; que es muy inferior al aumento que nos han predicho las autoridades, y que esas predicciones se basan en cálculos que son muy inciertos. Eso es porque los datos que se ingresan para las simulaciones no pueden tener en cuenta temperaturas pasadas (para las cuales no hay datos de precisión), excepto ajustando subjetivamente datos que no siempre son conocidos. Las recientes variaciones de temperaturas medidas por satélites y globos son parte de una clásica fuerza natural que es llamada El Niño. Ese fenómeno de corto plazo consiste en un retorno de las aguas muy cálidas a la superficie del Océano Pacífico ecuatorial. El calor así liberado en la atmósfera hace subir la temperatura global, y el CO2 no desempeña ningún papel en aquel proceso.

Sinai_desert
Los desiertos están en retroceso, aunque nos vendan lo contrario

Me gustaría plantear otra cuestión: los actuales desiertos, lejos de estar expandiéndose, están retrocediendo; y lo están haciendo debido a la cantidad más alta de CO2 disponible en el aire. Resulta que los operadores de invernaderos voluntariamente inyectan tres veces tanto CO2 en el invernadero comercial como el que se encuentra presente en la atmósfera. El resultado que podemos observar es que las plantas crecen más rápido y son más grandes, que ellas son más resistentes a enfermedades y a insectos destructivos, y que su fotosíntesis es mucho más eficiente, y que ellas por lo tanto consumen menos agua. De similar manera, el aumento del nivel de CO2 en la atmósfera hace a aquellas plantas necesitar menos agua y así ellos pueden permitirse colonizar regiones áridas.

En cuanto a enfermedades y otros fenómenos extraños apresuradamente atribuidos al calentamiento del clima, hay un sitio Web –globalwarminghoax.com, si recuerdo bien– que colecciona los diferentes rumores y observaciones sobre ese tema. El hecho de que la fertilidad masculina esté disminuyendo; el hecho de que las alas de las aves se encogen; el hecho que un tiburón apareció en el Mar del Norte… Absolutamente cualquier cosa es susceptible de ser relacionada con el cambio climático si uno despliega la suficiente deshonestidad intelectual

Ahí es donde los periodistas honestos entran en juego: su papel es investigar la verdadera razón de los fenómenos y desmitificar el pensamiento manufacturado de antemano que las fuerzas financieras y políticas le piden a los medios de comunicación que transmitan servilmente. Las enfermedades relacionadas con el clima son relativamente raras, e incluso la malaria no depende directamente del clima sino más bien de la manera en que permitimos que el parásito se reproduzca y que el mosquito prospere en el lugar donde estamos localizados. Si usted se encuentra en un área pantanosa, las probabilidades de que usted se infecte con malaria son altas; si usted ha drenado el sistema y usted ya no tiene aquel pantano, las probabilidades de que contraiga la enfermedad son muy bajas.

Al final, culpar automáticamente al cambio climático por el resurgimiento de alguna enfermedad equivale a remover la responsabilidad personal de la gente involucrada, como negar que su carencia de higiene puede ser parte del problema.

Canlorbe: Según una recurrente afirmación de su parte, el oso panda (hace poco una especie en peligro) constituye un “error de la Naturaleza”. Usted lo ve como una criatura demasiado mal adaptada a su medioambiente y demasiado complicada en términos de estrategias de supervivencia o reproducción. ¿Podría usted decirnos más al respecto? Por último, ¿dónde acaba la responsabilidad de los seres humanos y dónde comienza la de la propia Madre Naturaleza en la extinción de sus hijos?

István Markó: Se me ocurrió salir con la expresión “error de la Naturaleza” para calificar al panda. Perteneciendo a la familia de los úrsidos, el panda es normalmente un herbívoro. Se alimenta casi exclusivamente de bambúes, de un cierto tipo de bambú, de hecho, que tiene una capacidad energética variable según la época del año. Además, el panda es un animal solitario, que evita buscar la compañía de sus congéneres, y que por lo tanto raramente abandona su propio territorio. Aquellos dos hechos se unen para hacer de la reproducción del panda algo altamente improbable. Encima de eso, es más improbable ya que el tiempo de fertilidad de un panda hembra es de aproximadamente sólo tres días por año. En primer lugar, cuando la hembra es fértil, debe trasladarse para encontrar a un macho dispuesto a copular con ella, y ella debe hacerlo rápidamente. En segundo lugar, cuando ella encuentra un macho, este último rechaza la proposición en nueve de cada diez casos, y eso es porque en esa época del año su fuente de alimentación de bambú tiene una calidad energética muy pobre. El panda macho por lo tanto prefiere descansar, lo que no es extraño ya que su nivel de testosterona, en esa época del año, es también muy bajo.

panda_bear
La naturaleza, y no el hombre, había condenado ya al panda

Además, los pandas se preocupan muy poco por sus crías. Por todas esas razones, pienso que el panda es una especie naturalmente en peligro, una especie condenada por la Naturaleza y salvada por el ser humano. Entre las especies que desaparecen cada año, algunas lo hacen por motivos naturales, y otras deben su extinción a la actividad del ser humano. Este segundo escenario es la minoría, en realidad. Como en el caso del Dodo, las especies que desaparecen, o han desaparecido, por culpa del ser humano, son generalmente casos aislados. Una vez que el hábitat de ellas ha sido reducido, tienen pocas posibilidades de defenderse a sí mismas.

Es completamente verdadero que hay aproximadamente 800 especies, durante los últimos 600 años, que pueden haber desaparecido, pero las cifras que nos machacan ad nauseam los activistas medioambientales, las supuestas decenas de miles de especies que pueden desaparecer cada año, son esencialmente sacadas de un sombrero mágico.

Un día escribí un correo electrónico al WWF (World Wildlife Fund) pidiéndoles que enumeraran, preferentemente en latín, los nombres de las especies que desaparecieron este año, así como que indicaran la localización de los cadáveres. Hasta este día, ¡nunca he recibido una respuesta…! Y por una razón muy simple: las ONGs quieren asustarnos y hacernos sentirnos culpables con acusaciones infundadas… Además, deberíamos recordar que ocurre muy regularmente que especies que se creía que habían desaparecido han reaparecido, como el celacanto, por ejemplo, pero también el lobo de Nueva Guinea.

Canlorbe: La utopía de un califato mundial, revivida en la Era de la Información y de las redes instantáneas y globalizadas, no es en absoluto anacrónica, ya que replica el sueño Gaianista y “calentista” de entregar las riendas del desarrollo sostenible a un gobierno global. ¿Ve usted surgiendo una convergencia de luchas entre el ecologismo totalitario y el Islam?

István Markó: Muchas personas, generalmente aquellas que vienen del antiguo Bloque Oriental, se dejan seducir por la idea de que la resolución de nuestros problemas ambientales sería la de la forma de gobierno global. En muchos aspectos, el ecologismo es también el comunismo del siglo XXI. Del mismo modo que el Islam, ocupa el lugar dejado vacante por la decadencia del marxismo-leninismo. No sé si una convergencia de luchas entre islamistas y ecologistas realmente tomará forma; sin embargo, noto que ya tenemos el equivalente, a una escala más pequeña, del califato ecológico global. Estoy pensando en la Unión Europea, que nos da un anticipo de la forma de gobierno burocrática, global y totalitaria que las Naciones Unidas manifiestamente procura establecer.

hands_earth
El culto a la diosa Gaia lo justifica todo

Ya que estamos hablando de globalización, vislumbrada en su aspecto político, la perspectiva de un gobierno mundial, pero también en su aspecto económico y, digamos, informativo –las redes, a veces instantánea, de personas, bienes e ideas– me gustaría comentar sobre un posible efecto perverso. A medida que las culturas y las mentalidades se mezclan, la religión ecologista (o Gaianista) de los occidentales, así como su propensión al arrepentimiento, parecen alcanzar incluso a algunos pueblos asiáticos. Japón, que surgió espiritualmente castrado de la Segunda Guerra Mundial, es más probable que permita ser invadido por aquella santificación occidental de la auto-negación que representa el ecologismo.

Canlorbe: En la Cumbre Mundial austriaca, en junio de 2017, Arnold Schwarzenegger describió el destino que él reservaría para un escéptico del cambio climático en un escenario como sigue: En una película, habría sido más simple. Uno habría dicho: “¿Quién piensa que los gases de invernadero no son contaminantes?”. Y al que hubiera contestado: “Yo lo pienso”, yo habría atado su boca con una correa al tubo de escape de un camión (y) encendido el motor. En cuanto a usted, ¿qué tratamiento le gustaría ver que recibiera en pantalla un devoto del calentamiento antropogénico?

István Markó: Habiendo yo mismo practicado culturismo en mi juventud, soy un gran admirador de Arnold Schwarzenegger, del hombre y su cinematografía. Pero sospecho que su conocimiento de química, al menos lo que él muestra de ello, es un poco frívolo, en contraste con el de la estrella sueca de la pantalla Dolph Lundgren, quien al menos se graduó en ingeniería química. Cuando se trata de recibir un consejo sabio en política o filosofía, yo más bien confiaría en Jean-Claude van Damme.

Schwarzenegger se muestra ahí completamente ignorante de que no todos los gases de invernadero son venenos. Atar el tubo de escape de un automóvil con correa a la boca de alguien y encender el motor sólo causará que revienten los pulmones de esa persona, lo cual no tiene mucho que ver con el efecto invernadero. Por mi parte, el peor de los “castigos” que yo desearía para un devoto del calentamiento antropogénico, en la pantalla o en la realidad, sería que fuera confrontado con información honesta, con datos y cifras que no han sido manipulados, que lo obliguen a reconocer la vacuidad de su dogma.

Volviendo a Schwarzenegger, entre los gases que salen de un motor impulsado, uno encuentra algunos que son nocivos contaminantes –por ejemplo, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, u ozono– pero el dióxido de carbono no es parte de ellos. Entre aquellos gases contaminantes, no todos tienen un efecto invernadero.

En cuanto al aumento del nivel del mar, en muchos lugares, principalmente en Europa, el nivel de la tierra se está elevando con respecto al de las aguas. Éste es un fenómeno geológico clásico que es conocido como el rebote, debido a que al final de la última glaciación se derritieron enormes cantidades de hielo que cubrían el continente europeo y norteamericano, permitiendo que la tierra que era impulsada hacia abajo por el peso de los hielos se elevara lentamente.

glacier_alaska
El desmesurado aumento del nivel de los mares por la fusión masiva de los glaciares es simplemente mentira

Se nos dice que el nivel del agua aumentará en todo el mundo, y que aumentará hasta el punto que cubrirá una gran parte de nuestros continentes. Como ha mostrado Hans von Storch, uno de los principales modelistas climáticos del mundo, los modelos que apoyan aquellos pronósticos son en un 98% totalmente falsos. Se nos dice que el aire que respiramos en las grandes ciudades nunca había estado tan contaminado. Uno sólo tiene que revisar los documentos sobre el aire que la gente solía respirar en Londres en los años ’60 para comprender cuánto ha disminuido la contaminación urbana. En Pekín, ciudad a menudo censurada por su pobre calidad del aire, allí se da, de vez en cuando, una niebla reminiscente del smog de Londres. Pero incluso aquella contaminación en Pekín está lejos de competir con la que, hasta hace poco, reinaba en Londres…

Canlorbe: Gracias por su tiempo. ¿Quisiera usted añadir alguna otra cosa?

István Markó: Me gustaría agradecerle por la importancia de sus preguntas. Yo estuve recientemente en Santa Bárbara, California, donde tuve la oportunidad de comer con platos y cubiertos hechos de maíz, que son por lo tanto biodegradables. Ésa es una iniciativa a la cual doy la bienvenida, y aquello no tiene nada que ver con la lucha vana, costosa y espiritualmente letal contra las emisiones de CO2.

Si hay un mensaje final que me gustaría comunicar, es que tenemos que estar preocupados por los verdaderos problemas ecológicos: los contaminantes nocivos, la basura no tratada, las aguas residuales humanas no tratadas… Tenemos que dejar de permitir que nos manipulen con causas que aparentan ser buenas para nuestro planeta pero que son simplemente pretextos para esclavizar y amarrar a la Humanidad.

Dios sabe que hay cosas abominables que le están sucediendo a nuestro planeta. Piense en la contaminación de los océanos, el “séptimo continente”; piense en la extinción de algunas especies marítimas como el bacalao, que es víctima no sólo de la sobrepesca sino de la proliferación de focas, cuya caza ha sido prohibida. Debemos conservar nuestro medioambiente, demás está decirlo. Pero debemos también ejercer nuestra mente crítica e identificar los verdaderos problemas, ya que de otro modo nuestros buenos sentimientos para “salvar el planeta” son sólo arrogantes, hipócritas y estúpidas lágrimas. El Acuerdo de París COP 21 no fue firmado para salvar el planeta e impedir que nos asemos debido a un imaginario aumento de las temperaturas de +2°C. Detrás de toda esa mascarada está escondida, como siempre, la fea cara del poder, la avaricia y la ganancia. Todos los industriales que están a favor de aquel compromiso, que arruinará a Europa y empobrecerá enormemente a sus ciudadanos, hacen aquello por la buena razón de que ellos encuentran en ello una enorme y fácil fuente de ingresos.

En cuanto a las ONGs, cuando ellas no están simplemente motivadas por la avaricia, su motivo consiste en una ideología resueltamente Malthusiana. Su objetivo es que el mundo vuelva a tener una población muy pequeña, del orden de unos pocos cientos de millones de personas. Para hacer eso, ellos empobrecen el mundo, retiran el poder de las energías de los combustibles fósiles, y así aseguran que el número de muertes aumente.

Fuente: https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia3/ciencia_globalwarmingpseudo236.htm


[1] http://COcoalition.org/wp-content/uploads/2016/10/Carbon-Dioxide-Benefits-the-World-2.pdf

 


13 respuestas a “¡Atención! ¡Emergencia informativa!

  1. Como de costumbre parejos en el cómputo de datos, Xavier. Buen trabajo.

    Me descargo el artículo si no te importa.

  2. Hola,
    Pues a mi me parece que aunque no sea verdad lo del calentamiento global, el solo hecho de poner en marcha tecnología que no emita humos nocivos, como los que salen por ejemplo por los tubos de escape de la abrumadora cantidad de coches que hay en el mundo ya es algo muy importante porque todo eso va a la atmosfera y lo respiramos, por tanto estoy a favor de la idea del calentamiento global

    1. Apreciado amigo

      ¿Ha leído bien la opinión del Sr. markó? Una cosa es la contaminación ambiental por productos y gases tóxicos y otra cosa bien distinta es la teoría de calentamiento global antropogénico. Infórmese de forma imparcial y descubrirá que el calentamiento es algo natural (cíclico) y que el ser humano no tiene capacidad para afectarlo. Mezclar las cosas, y verdades con mentiras, es un mal punto de partida.

      Saludos

  3. Hola Xavier. He compartido tu articulo y mas que lo compartire. Te comento que a estas horas, que son las tres, estan dando UNA GUERRA CON ESTE FRAUDE EN EL NOTICIERO DE SU TELE, DESCOMUNAL y encima habra reunion de mafiosos, masones, o lo que coño sea eso, en Madrid, la dichosa cumbre…. Y por cierto, habras visto que VUELVEN A HABLAR del fraude VIH-SIDA….¡¡buuuuuffff¡¡ Esta claro que hay MUCHA GENTE que se cree eso de que el apocalipsis esta cerca y que debemos volver a la epoca cavernicola o directamente desaparecer del planeta para que la diosa Gaia sobreviva. Fernando Beltran, de infovaticana, me manda este email *Buenas tardes,

    Esta semana acaba el tiempo ordinario y empezamos el adviento, el periodo en el que nos preparamos para celebrar la llegada de Jesucristo, la Encarnación, el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad.

    En el inicio de este tiempo tan importante para los católicos, la Conferencia Episcopal Española, junto con otras instituciones eclesiales, ha convocado un encuentro titulado “La Cumbre del cambio climático y el cuidado de la casa común”, en el contexto de la Cumbre del Clima (COP 25), que como sabrán, se celebrará en Madrid ante la imposibilidad de celebrarlo donde tocaba, Chile, debido a las furibundas protestas -con quema de iglesias incluida- que están aconteciendo en el país andino.

    Con este evento, la Iglesia ‘institucional’ española parece sumarse a la fiebre ecologista mundial orquestada por los Gobiernos, las principales empresas y las élites globales. La Iglesia se une de esta forma a la nueva ideología del momento, como nos dice Carlos Esteban, que advierte que “la Iglesia no pisa terreno firme cuando sale del suyo, cuando, en lugar de desarrollar y profundizar en el mensaje de salvación de Jesucristo y anunciarlo al mundo -su misión, al fin y al cabo-, se apunta a las modas ideológicas del siglo, siempre pasajeras”.

    La Iglesia tiene que profetizar, iluminar, transmitir el mensaje de Cristo a los hombres. “¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna”, dijo el primer Papa a Jesucristo. La Iglesia es la custodia de esas palabras, y su misión es transmitirlas fielmente, no apuntarse a ideologías del Mundo.

    “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mc 13,31)

    Te mando un fuerte abrazo

    Fernando Beltrán.

    Director adjunto

    http://www.infovaticana.com* y le contesto lo siguiente * Gratamente sorpendida por sus palabras y muy agradecida. Si, son modas ideologicas y TODO lo que tocan los politicos, ya sea la religion, la ecologia, la ciencia o la economia o incluso el arte y el deporte, se convierten en dictadura e intereses creados mediante un cuento que nada tiene que ver con la realidad. Aqui te envio este enlace que es interesantisimo y entre otras cosas, tenemos motivos suficientes para no autoflagelarnos ya que el oso panda, por ejemplo, es una especie defectuosa y NO se ha extinguido GRACIAS AL HOMBRE- y podemos hacer un vergel en un desierto. * Si hay un mensaje final que me gustaría comunicar, es que tenemos que estar preocupados por los VERDADEROS problemas ecológicos: los contaminantes nocivos, la basura no tratada, las aguas residuales humanas no tratadas… Tenemos que dejar de permitir que nos manipulen con causas que aparentan ser buenas para nuestro planeta pero que son simplemente pretextos para ESCLAVIZAR y AMARRAR a la Humanidad.* https://somniumdei.wordpress.com/2019/11/30/atencion-emergencia-informativa/?fbclid=IwAR1K2-sCFOgh0ofZWsmVrJm_zmrxakg-3LI4ntuymIKaC16Fo5IfolWJzBg *

    1. Gracias una vez más Ania

      Sí, he visto algo de la avalancha propagandística en los medios (y lo que vendrá en los próximos días…), pero es que a estas alturas ya se ve que los medios sólo funcionan como armas de manipulación masiva. No hay “información”, ni constraste ni debate: hay adoctrinamiento a base de una mentira insistente. Lo dicho: igualito que los nazis, que decían que su ideario era “científico”, y así lo aceptaron los alemanes.

      En cuanto al Vaticano y al Papa, ya me queda poca duda de qué palo van. Sólo hay ver las declaraciones del Papa sobre la necesidad de un gobierno mundial, de arreglar la crisis “migrante” o de luchar contra el cambio climático. Esto último de inventarse el pecado del “ecocidio” ha sido la gota que colma el vaso. Lo de siempre: el hombre es culpable. Lo siento por todos los católicos que todavía creen en la Iglesia. No saben en manos de quiénes están.

      Saludos,
      X.

      1. Es sospechoso lo del anterior Papa, Ratzinger, el unico Papa que deja su cargo estando VIVO….* por cansancio* decia…

  4. Las personalidades programadas y no conscientes de ello no pueden sino seguir la agenda mediática ya que en su reducida esfera de pensamiento solo caben las emociones que son inoculadas a través de cualquier excusa del FIN por los parásitos astrales que deciden que se pone en la tele y que no.
    Y que deciden a quienes ponen de presentadores y tertulianos y a quienes no.
    Y que deciden a quienes ponen de directores de los canales de TV y Prensa y que tipo de contenido deben emitir, cual omitir y como tratar de parecer plurales y demócratas o hablando claro la hipócrita censura progresista.

    Los media son un cenagal de basura humana.
    Los seleccionan y han juntado a todos en el mismo sitio para “educar” a la población.

    Todo esto es la misma historia de Salvadores y salvados de siempre con distintos ropajes, ambientalista, feminista, transhumanista,…y mucho vendido al poder y al dinero a cambio de gritar lo que toque.
    Pero lo peor es que la mayoría se lo creen lo cual lo hace aún más terrorífico.

    Esto significa que quien los ve está despertando y quien no ya está muerto en vida.

    1. Gracias Heliotropo

      Comparto esa visión y no hay mucho más que añadir. Para un despierto, todo lo que está pasando es flagrante y escandaloso. En cambio, para los que viven en la oscuridad, sólo hay más de lo mismo: creencia, miedo, amenaza, sumisión, impotencia, ignorancia… Estoy seguro de que mucho de los voceros del Apocalipsis no tienen mala intención, simplemente han creído en el sistema y siguen las consignas, pero uno cuantos (los que están más arriba en la política, los medios, la ciencia, etc.) son auténticos canallas porque han tergiversado y mentido a propósito.

      Ya lo he dicho varias veces; en ciencia cabe el error y algunos científicos honestos lo vieron, lo aceptaron y se bajaron de carro oficial, pero otros muchos siguen ahí pagados por sus amos para mantener la manipulación de las masas. La ciencia debería ser neutral, pero en la práctica no lo es, a excepción de una minoría de personas que aún cree en la honestidad. En realidad, estamos ante una religión dogmática no muy distinta de la que había en la Edad Media.

      Saludos,
      X.

    1. Gracias Heliotropo

      Comparto ese diagnóstico, que me parece muy acertado, sobre todo en el asunto de la soberbia (todo lo contrario de la humildad propia de un científico honesto). Y desde luego es un desastre el hecho de que los medios y las redes monopolicen la verdad y permitan ignorar, acosar o condenar a quien expresa opiniones diferentes. Lamentablemente, ya no hay sabiduría ni siquiera conocimiento; sólo dogmatismo y adoctrinamiento de masas. Y casi nadie se preocupa de investigar o contrastar para tener su opinión propia: ahora es obligado pensar como la mayoría para no ser señalado, aunque en el fondo no se entienda nada de nada.

      Saludos,
      X.

  5. Coincido plenamente con lo expuesto,aunque yo personalmente lo miro desde otro angulo.
    Para muchas,muchisimas,demasiadas personas,el monoxido de butano y el sulfuro de bacalao,estan fastidiando el Planeta,todo por culpa de ” los del petroleo “,las montañas se hunden,los mares se sulibellan,el polo norte de arriba y el polo norte de abajo,se derriten y se licuan como el vino de 40 centimos,los huracanes suben por los desagues de las viviendas y el mosquito zumbon,esta en vias de extincion por que sus huevos se los lleva el viento.
    Todo esto esta archidemostrado por prestigiosas divulgaciones cientificas,como la reconocida 1ª cadena,4ª cadena,5ª cadena,6ª cadena,etc,de tomavision,con sus periolistos,debidamente preparados y formados,sin que falte la vanguardia cientifica de “diez minutos” y ” hola”.
    Añadido a esto hay que sumar el enorme esfuerzo y dedicacion de grandiosos politicos que viven muy politicamente de la politica,sin reparar esfuerzos ni dedicacion,hay que agradecer a este elenco de protectores publicos y salvaguarda del pueblo,( esta palabra mola,mazo),que nos guien y nos iluminen,para no caer en el error y gracias a su nutrida formacion,podamos salir de este peligro climatico que nos amenaza.
    Uno de los puntos que ultimamente estan debatiendo nuestros proceres,es ¿que hay que hacer,cuando un bicho en peligro de extincion,se esta comiendo una planta,en vias de extincion?.
    Suenan campanas de un impuesto para remediar el desastre,eso si,un impuesto muy sutil,blandiblu,sinuoso y suave,como la brisa que se tragan los huracanes malos.
    Dejemoslo aqui,pedimos agua y llueve,no hay razon para quejarse,a dia de hoy,el que no quiere saber,no tiene disculpa y sera victima de su propia irresponsabilidad,traducido a cifras,tendremos que hablar de millones.
    Esta situacion tiene responsables directos y no le quepa la menor duda de que caeran,tarde o temprano,pero caeran,toda accion tiene su reaccion,la verdad termina siempre aflorando con dificultad si,pero aflorara,y si hoy estamos hablando de esto es porque el manantial de agua clara comienza a surtir,ya no somos dos o tres los que nos damos cuenta del engaño,somos mas de lo que a simple vista parece,cuando algo se somete a presion constante,termina reventando.
    Lo que vendra despues es el ” yo hacia lo que me mandaban “,”Yo no sabia nada de eso “,” yo enseñaba mentiras a los alumnos,porque la ley lo exigia “,” a mi nadie me dijo nada “,etc. etc.
    Claro que si nosotros no somos calentistas globalistas,¿ que somos?,pues para su aplopejia mental,somos nazis,”facistas”,”frakistas”,papistas,campoconcentracionistas,lo dicen a todas horas todas las cadenas de tomavision,si las enumeramos,1ª,4ª,5ª,6ª,etc,nos salen las marchas de un trailer.
    Por ultimo comentar que todos los catolicos son Cristianos,pero no todos los Cristianos son catolicos,este papa,la esta liando parda,pero no lograra derrotar al Cristianismo,nunca.
    Jesucristo es algo mas que una palabra,es La Palabra,lo que hoy pasa en el mundo,es resultado directo de negarlo,olvidarlo e injuriarlo,y nos lo dijo El mismo,hace mas de 2000 años,pero puede ser que si o puede ser que no,cada uno que investigue por su cuenta,si sabe donde investigar.
    Bueno,perdon por el discurso,pero me tengo que ir que va a empezar gran hermano.

    Gracias por su trabajo. Un saludo y perdone mi insana ironia y la extension de respuesta.

    1. Apreciado Alarico

      Gracias una vez más por la sana ironía en todas esas reflexiones sobre el alocado mundo que nos ha tocado vivir. Que este turbio asunto no tiene que ver nada con la ecología me parece evidente, pero la gente acepta cualquier cosa, hasta la esclavitud más lacerante. Dicho esto, si no fuera todo tan trágico, sería grotesco, y si me apuran, hasta cómico.

      En fin, el panorama es el que es, pero me anima saber que existe la percepción de que cada día somos más los que vemos a través del velo. Y hemos de recordar que los que están arriba del todo en la pirámide controlan todo porque hay una amplia base que les sostiene. Si esa base “desertase”, caerían las capas superiores, y luego las que están más arriba, y al final la cúspide no podría mantenerse en lo alto porque no habría nadie debajo. Pero no sé si lo veremos. Por de pronto, tal vez valga la pena seguir clamando en el desierto, para que esos rufianes no digan “yo no sabía nada de otra versión”, “yo obedecía las consignas”, “yo creía que no me iban a engañar”, etc.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s